Posts Tagged parto

    En la sala de parto

    El pediatra limpia la zona ocular del recién nacido, con suero fisiológico y un colirio antibiótico, para prevenir la conjuntivitis neonatal; y en las primeras 48 horas de vida realizará un examen detenido de los ojos con el fin de descartar malformaciones o patologías oculares.

    Niños pequeños

    También en estos meses, se expresan más abiertamente el amor y el cariño. El niño os abraza, pide que le lleven en brazos, os besa y acaricia. La imitación, las sonrisas y la búsqueda de intercambio social son todas las señales de que el niño goza en vuestra compañía.
    Se empieza a mostrar más curioso e interesado por juguetes nuevos. Aunque los bebés pueden ser recelosos, les atraen los juguetes nuevos. Para cuando cumplen un año de edad, disfrutan de las novedades y por lo general prefieren un juguete nuevo a uno viejo. Pero este viejo juguete bien conocido por él sigue siendo importante, en especial si se trata de un muñeco o muñeca que pueda ser transportado por el niño y con el que puede dormir. El juguete viejo le implica comodidad y el nuevo, atracción.

    Bebes recien nacidos

    Si tenéis que usar un sitio fuera del hogar, intentad conseguir alguno que pertenezca a una cooperativa de vuestro barrio, quizás alguna fundada por un grupo informal.
    De no ser esto posible, averiguad sobre una guardería, parvulario o jardín de infantes, preferiblemente donde sólo unos pocos niños están al cuidado de una persona en la casa de esa misma Persona. En muchas situaciones y lugares, cualquiera puede organizar un parvulario de esas características aun cuando carezca de un adiestramiento básico. Tratad de hacer todas las averiguaciones posibles; mantened una entrevista con los responsables y usad vuestro instinto y vuestro sentido común.
    En otra publicación de la Oficina de Desarrollo Infantil, Familiy Day Core (Cuidado infantil familiar y diurno), Carol Seefelt y Laura L. Dittmann presentan una larga lista de preguntas relacionadas con el hogar, el cuidado diurno de padres o madres, de terceros y sobre salud y seguridad. Ellas también insisten en que se deben discutir otras opiniones sobre el cuidado infantil y en cómo saber si el niño está contento.

    El lenguaje de los bebés

    El lenguaje
    El lenguaje también se desarrolla en este período. Aunque todavía no dicen palabras, pueden responder a su propio nombre, suponiendo que lo hayáis usado.
    Un importante evento lingüístico-social tiene lugar normalmente en el período entre los siete y los nueve meses: el bebé dice “da-da” o “ma-ma” o ambas palabras. En parte, esto depende de lo que le hayáis hecho imitar al bebé. En este caso, el niño imita vuestros movimientos faciales y vuestros sonidos. El infante agrupa varias habilidades así como su desarrollo físico en el dominio de los labios, la lengua y la respiración, para efectuar los sonidos deseados. Esto tiene gran efecto en los padres y, de rebote, en el niño. Os une más. Del mismo modo que os fue importante llamar al niño por su nombre para que lo aprendiese y os respondiera, ahora estáis encantados de que os llame por vuestro nombre. Sin duda, los bebés no discriminan muy bien. Aun cuando sabe que sois los seres especiales, es posible eme llame “ma-ma” a cualquier mujer y “pa-pa’ a cualquier adulto masculino. Tarda bastante en comprender que únicamente vosotros sois “papa” y “mama”. Pero, por cierto, esto no le quita nada a la emoción de sus primeras palabras.

    Equipar la cuna con elásticos mecedores

    A los tres meses, todo esto empieza a cambiar.  Mecerles con más vigor se vuelve más útil. Tal vez podéis equipar la cuna con elásticos mecedores en vez de ruedas de modo de mecerle con más rapidez (alrededor de un segundo por empujón), y empujar con cierta fuerza. No es una garantía, pero el ritmo y la fuerza parecen ir juntas para ayudar a los niños que se sienten molestos. Podéis intentarlo y verificarlo por vosotros mismos.
    Los elásticos mecedores acoplados a la cuna también le permiten mecerse a solas. En algún momento, podréis oírle haciéndolo en medio de la noche. No es para alarmarse, pero echadle un vistazo.
    Este es otro ejemplo de cómo el bebé utiliza su propio cuerpo para participar en su medio ambiente -en este caso, su cuna y hacer que éste le responda de forma placenteramente excitante o tranquilizante.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!