Posts Tagged ninos

    A veces las cosas no son lo que parece entre niños

    Veamos lo que ocurrió con Malena, que quería un vaso entero de jugo de durazno. En la heladera sólo quedaba para medio vaso grande, así que, al verlo, la nena se negó a tomárselo. Pero su mamá, que se las sabe todas, echó el jugo en un vaso chico, y se lo llenó hasta arriba. Entonces Malena se lo tomó feliz y contenta. La cantidad no había cambiado, pero las apariencias sí.
    Lo mismo sucedió con Alan, a quien el recipiente de yogur le parecía pequeño. El papá lo colocó en un plato y lo esparció por todo el fondo. Alan lo comió encantado y dijo que se había llenado la barriga hasta arriba. Aquello debía de parecerle el milagro de los panes y los peces.
    Marcos no entiende por qué su hermano no tiene que dormir la siesta y él sí. Incluso puede rechazar inicialmen-te las explicaciones de su mamá, pero esto no quiere decir que ella deba renunciar a dárselas.
    Aunque los deseos del pequeño resulten contrariados y parezca no atenerse a razones, las explicaciones, en el fondo, contribuyen a que comprenda por qué es preciso hacer algunas diferencias. Ayudan a disminuir el malestar y los celos que pueden derivarse de estas situaciones, y a que al pequeño le parezcan menos injustas.
    Así que es necesario dar explicaciones, aunque puede ser que nuestro hijo no siempre las comprenda o acepte por completo; en todo caso es importante la actitud de no imponer nuestro criterio porque sí, sino de un modo razonado.
    Pero no conviene entrar en discusiones muy largas. Tratar de justificar las cosas no es una invitación a que los chicos las discutan sistemáticamente. A veces es divertido y positivo que expongan sus argumentos, pero dentro de ciertos límites. Si aprenden que protestar les sirve para forzar las situaciones, lo harán cada vez más. Cuando estemos seguros de que algo es justo debemos mostrarnos conciliadores, pero firmes y seguros.
    Un factor que puede provocar que los pequeños discutan todas nuestras órdenes es haberlos acostumbrado a obedecer a base de premios. Estos sobornos pueden tener el desagradable efecto de convertirlos en chantajistas consumados, impidiéndoles que se habitúen a obedecer de un modo natural.

    Actividades con niños

    MATERIALES CREATIVOS COLA
    Mezcle 250 g de harina con una cucharadita de sal en un cazo. Añada 600 mi de agua lentamente hasta que se forme una pasta. Hiérvalo cinco minutos, deje enfriar y guárdelo en la nevera en un contenedor hermético.
    Pasta para modelar
    Mezcle tres partes de harina con una de sal, y revuelva en una parte de agua. Coloree con colorante alimentario y guárdelo en un recipiente hermético.
    Pasta de arcilla de imitación
    Mezcle partes iguales de sal y harina. Añada un poco de aceite y agua y amase hasta obtener una pasta elástica.

    Niño jugando

    Jugar con agua
    A muchos niños les gusta jugar con agua, y cuando entran en el segundo año habrán olvidado los miedos que puedan haber tenido. Intente lo siguiente:
    • Las piscinas para chapotear son ideales para el verano. Una pequeña hinchable es tan divertida como una grande permanente.
    • En verano ponga una tela impermeable en el suelo y mójela con una manguera. Cuando esté bien mojada será como un tobogán para el niño.
    • Abra un agujerito en el fondo de un recipiente de plástico y llénelo con agua coloreada. Átelo a la parte trasera del triciclo de su hijo (y después, a la bicicleta). El niño podrá ver el rastro de color que deja el agua al pasar la bicicleta.
    • Todos los niños se divierten con los juegos sucios, así que si tiene un grifo en el jardín ponga una palangana de tierra cerca para que pueda mezclar agua con la tierra y pueda hacer masa. Es sucio, pero divertido.
    • Construya un «iceberg» para jugar en el baño o la piscina. Ponga colorante alimentario en un globo y después llénelo de agua. Métalo en un cazo y en la nevera. Cuando esté sólido pinche el globo y quítelo: tendré un «iceberg» redondo y perfecto.

    Manualidades niños

    Haga la almohadilla del sello espolvoreando dos cucharadas de pintura en polvo sobre unos cuadrados húmedos de papel de cocina que ha puesto en un plato plano. Use suavemente la parte trasera de una cuchara para mezclar la pintura con el papel.
    En la segunda técnica se echan borrones de pintura de color sobre un papel grueso. Después el papel se dobla para que los dos lados coincidan. Si su hijo ha aprendido a soplar a través de una pajita puede soplar sobre la pintura para darle forma antes de doblar el papel.
    Guarde solo las pinturas que usted y el niño consideren dignas de guardar. Cuélguelas de la puerta de la nevera con imanes o, si encuentra un lugar donde los dedos de su hijo siempre dejan marcas en las paredes, como el lateral de la escalera, tápelo con un dibujo de su hijo. Las pinturas del niño pueden ser tarjetas ideales para mandar a la familia o para agradecer los regalos recibidos; también pueden ser fáciles de convertir en calendarios, que son bonitos regalos para los abuelos.

    Niño en guarderias

    Si trabajáis y el niño está en una guardería o parvulario o con una persona a su cargo, es esencial que cada día encontréis un poco de tiempo para jugar con él. Por desgracia, quizás sea necesario planearlo de antemano, pero debe hacerse. Esto es verdad tanto para el hogar de un solo padre como de una pareja. El niño necesita un tiempo de alta calidad y de juego cara a cara con sus padres. Vosotros también lo necesitáis. Hay un poema de Longfellow que empieza:
    Entre la oscuridad y el día, Cuando empieza la noche a ponerse, Hay una pausa en las ocupaciones del día Que es conocida como la Hora de los Niños.

    De los nueve a los doce meses

    De los nueve a los doce meses
    El punto culminante del crecimiento del niño durante estos tres meses se centra en el lenguaje y en la capacidad de comunicación. Un segundo hito es el desarrollo motriz. Obviamente, éstas no son actividades absolutamente novedosas en el bebé; ya hemos visto sus orígenes y su evolución desde el nacimiento. La cuestión es que ahora el niño puede hacer mucho más con las palabras y con su propio cuerpo.

    Mi bebe

    Por las tardes, necesitaréis prestar especial atención al niño y pasar todo el tiempo posible con él. La cantidad de tiempo no es crucial si el cuidado durante el día ha sido lo que vosotros pretendéis, pero la calidad del rato que paséis juntos sí es importante. El niño necesita esta atención especial de vosotros dos para que no resulten afectados negativamente los vínculos de cariño y seguridad. A la larga, no existe sustituto alguno para la familia como la mejor institución de cuidado del niño.
    Cuando e: niño es un poco mayor y si habéis estado en la casa, podéis llegar a pensar en la posibilidad de combinar el trabajo fuera de la casa con el rol continuo de cuidado infantil en el propio hogar. Para algunas mujeres, esto es importante por razones psicológicas, más que económicas. Lo que es importante es tener una opción y poder solucionar de modo satisfactorio una combinación de roles. Algunas mujeres prefieren claramente quedarse en casa y, si se trata de un rol libremente elegido, no es de ninguna manera secundario.

    Arreglarle la cuna a los bebés

    Sin embargo, podéis arreglarle la cuna de modo que pueda aprender por medio de la vista y de su propia acción. He mencionado el uso de retratos y móviles. Ahora podéis montarle un gimnasio de cuna de modo que pueda moverse, tratar de asirlo y moverlo. Estos aparatos de cuna ayudan al niño a juntar su actividad de ojos y de manos, y a elaborar su habilidad para lidiar con el medio ambiente  que en este caso es la propia cuna y sus aparatos y nacer que éste responda a sus iniciativas. Para el niño, estos aparatos son tan divertidos como educacionales.
    Si no sustituyen a los padres como interacción humana, son un buen suplemento. Es posible, tal como se ha hecho en muchos laboratorios, arreglar una cuna de tal modo que los bebés jueguen y se diviertan durante largo rato. Resulta fácil atarle la punta de un hilo al pie y la otra a una matraca y ver que muy pronto el niño aprende a provocar el sonido con el movimiento de su propio pie. Hay cunas que han sido preparadas de tal modo que los niños pueden hacer sonar discos con la voz de la madre. Estos son medios importantes con los cuales los laboratorios investigan sobre los niños. No quiere esto decir que vosotros exageréis la nota con toda clase de artefactos. Primero de todo, hay que hacer consideraciones de seguridad. Los hilos se pueden soltar y el niño tragarlos. También puede darse el caso de que le aprieten el cuello y le sofoquen. Empezad con los objetos más simples y seguros. Además, permitir que el niño se aficione en demasía a los artefactos puede lesionar una buena relación con los demás. De modo que si hien es tentador ponerle cosas porque el niño las encontrará divertidas, no exageréis en lo relacionado a lo que se puede poner en una cuna.

    El sueño en los bebes

    El sueño. Cuando la gente os dice que los bebés duermen dieciséis horas al día, eso no significa que lo haga vuestro niño ni tampoco os indica cómo será su ciclo activo. También hay diferentes estadios de sueño: de sueño profundo a casi despierto. Los bebés pueden abrir los ojos mientras duermen y vosotros podéis confundir esto con un estado de vigilia. Lo mejor es suponer que si el niño está despierto y os necesita, ella o él os lo hará saber.
    La principal preocupación es la seguridad. Una cuna debe tener barrotes lo suficientemente estrechos o juntos como para que no le pueda quedar atrapada la cabeza al bebé. No atéis un chupete ni ningún otro objeto alrededor de su cuello. No pongáis en la cuna ni atéis a la cuna ningún objeto que accidentalmente pueda ser tragado o que pueda atragantar o sofocar al niño. Recordad que los bebés se mueven y patean durante el sueño activo. Si bien, por lo general, un bebé intentará de forma automática liberar la cara de una manta sofocante, ésta aún representa un peligro. Si la cuna es segura y no oís al niño, podéis suponer que todo está en orden. Esto os permite hacer lo que tengáis que hacer, u os permite el descanso. Si todo está en calma excesiva, podéis sentiros ansiosos. Un examen visual es suficiente. Todo está en orden si el bebé se mueve o hace caras, chupetea o lame, o incluso si ocasionalmente parece sorprendido. Agradeceréis las oportunidades para descansar. El sueño se transforma en algo inapreciable. No interrumpáis el del bebé o el vuestro si no hay necesidad de hacerlo. Si la respiración del niño os parece irregular, o si su cara parece distinta a la habitual, entonces podéis realizar un examen más a fondo o hacérselo saber al médico.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!