Posts Tagged imagenes niños

    Educativos niños

    Los niños son grandes imitadores y, como los malos de las películas a menudo se representan más atractivos que los héroes, los niños tienden a identificarse con ellos. La televisión puede presentar modelos de comportamiento de los dos sexos, y por roles y profesiones. Esto también despierta expectativas parecidas en los niños, que no son siempre las mejores.
    Si los niños están realmente interesados en programas que han visto, querrán descubrir más leyendo o preguntando a los adultos sobre el tema.

    Juego de niño

    Guardar los dibujos
    Puede conservar un dibujo a lápiz planchándolo con un pedazo de tela. Coloque el dibujo hacia arriba en la tabla de I planchar, tápelo con un pedazo de tela de color claro y después plánchelo con fuerza temperatura media. El dibujo se transferirá a la tela. Déjelo enfriar antes de retirarlo de la tabla de planchar. Otro consejo es rociar los dibujos con un fijador, o incluso laca, si tiene. Eso impedirá que los colores se corran. También existe una solución «mágica» que dice que mantiene el dibujo para siempre.

    Bebe de 1 año

    Lo que vemos en este período de los nueve a los doce meses de vida es la forma en que el bebé, después de haber adquirido nuevas habilidades de movimiento, lenguaje y comportamiento social, reúne todos estos elementos en una unidad organizada y coherente. Eso es lo que quería decir el distinguido pedagogo John Dewey cuando hablaba del “niño total”.
    En este primer año de vida, vuestro hijo ha avanzado un largo camino. Tiene conciencia del mundo que le rodea, puede establecer relaciones, puede elaborar algunas ideas de medios y fines, entiende un poco el lenguaje, puede conscientemente (y con cierta planificación) utilizar su cuerpo para hacer cosas, puede moverse por sí solo, puede expresar una gama de sentimientos y puede identificar a la gente. Es un logro bastante impresionante.

    La creciente capacidad de los bebés

    El niño tratará de descubrir qué (o quién) está haciendo ruidos. Muy pronto empezará a reconocer vuestra voz cuando estéis en su habitación.
    La creciente capacidad de los bebés de controlar la cabeza y el tronco les ayuda a aumentar el uso de los ojos y el oído. Hacia fines del tercer mes, la mayoría de los niños pueden alzar las cabezas para mirar en derredor cuando están echados de espaldas y pueden alzar el tronco. Esto les permite mirar en derredor, relacionar la visión y los sonidos y explorar su medio ambiente.
    Junto con el creciente control de la cabeza, se produce un aumento de capacidad de hacer trabajar conjuntamente a ojos, manos y boca. La coordinación no es muy perfecta al principio y sólo se lima en los meses siguientes. Antes de esta coordinación, cuando el niño os cogía el dedo o cualquier cosa que pusierais en su palma, casi no existía el menor esfuerzo por llevar la mano a la boca con el objeto asido. Ahora veréis que empieza a examinar las cosas probándolas. ¡ Toda va a parar a la boca! Sin casi excepción, vuestro niño probablemente abra la boca como si fuera en anticipación de meterse en ella cualquier objeto que ve a mano. ¡No es de sorprender que Freud haya denominado a la infancia como el período oral! La boca del bebé es su zona más sensible para aprender por medio del tacto, y el niño la usa sin cesar. No se trata de que se esté haciendo el gracioso cuando usa la boca, tampoco de que desobedezca a propósito vuestras indicaciones y desafíe vuestros esfuerzos físicos por detenerle cuando se quiere llevar a la boca objetos potencialmente peligrosos o sucios. Se trata de que los niños aprenden por la sensación que las cosas les hacen en la boca. Y ese aprendizaje empieza en este período.
    Esta rutina de objetos a la boca es otra manera por medio de la cual vuestro niño aprende que ella o él es algo diferente a los objetos y personas que rodean su cuna. No sólo se lleva a la boca los objetos externos, sino también partes de su propio cuerpo. Chupar o lamerse la propia mano produce una doble sensación: en la mano y en la boca. De este modo, el niño descubre que la mano le pertenece, pero que el pezón o cualquier otro objeto está aparte de él. Chupar del biberón o del pezón de la madre produce un tipo de sensación placentera en la boca. Chupar objetos sólidos produce otra sensación. El pie en la boca, por ejemplo, un truco más complicado que luego hace su aparición, también ayuda al niño a tener una noción de lo que pertenece al propio cuerpo. Si veis estos actos como prueba de la creciente capacidad de vuestro niño para distinguir el mundo, podéis tranquilizaros y disfrutar de su presencia, siempre que mantengáis alejada de él toda cosa que sea peligrosa.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!