Posts Tagged bebes

    Diferencias sexuales de los bebes

    Diferencias sexuales
    Tal como dicen los franceses, “Vive la différence!”. Las niñas y los niños difieren y no sólo en el aspecto externo. Probablemente, la primera pregunta que hicisteis después de saber que vuestro niño estaba con vida y en buenas condiciones, fue sobre el sexo del infante. Los niños, sea cual sea el medio ambiente que los rodea, tienen el comportamiento, a partir de su nacimiento, influenciado por el sexo. Eso quiere decir que siempre habrá una tendencia general y con muchas variantes específicas para que ocurran ciertas líneas de comportamiento. ¿Cuáles son?
    Aunque no todos los científicos están de acuerdo en hasta qué punto estas diferencias son biológicas y cuánto deben al aprendizaje de lo que espera la sociedad que suceda, parece ser un hecho que, por lo general, los varones son más agresivos y tienen más fortaleza muscular que las hembras. También parecen más predispuestos a aprender a través de medios visuales y espaciales, mientras que las niñas muestran más predisposición a aprender por medios orales y verbales. Asimismo, es probable que las niñas sonrían con mayor frecuencia. No obstante, durante el primer año de vida estas diferencias son nimias. Tanto varones como hembras prestan igual atención a lo visual y auditivo, y sin la menor duda, ambos se llevan todo lo que encuentran a las bocas para probar, degustar, masticar y chupar.
    En los primeros días, un bebé varón puede llorar más cuando siente hambre y puede tardar un poco más en estar cómodo; las niñas pueden ser más alertas y tener más conciencia del medio cuando se están alimentando.
    Pero el hecho de tener en cuenta el sexo de vuestro hijo no debe ser causa para que le fijéis en una casilla de comportamiento. Si vuestro hijo es varón, puede tender a establecer una relación distante con vosotros, pero él también necesita y goza de Que lo abracen y acaricien. Vuestra niña puede tender a responder más a vuestras palabras y vuestras caricias, pero también puede darse el caso de que sea fuerte y agresiva. La clave para conocer a vuestro hijo es llevar a cabo vuestras propias observaciones y luego usar lo que veis a fin de comunicaros y poneros en contacto con el niño.

    Cada bebe es único en su especie

    Único en su especie
    Sois bien conscientes de que jamás ha existido un niño absolutamente idéntico al vuestro. Eso es verdad debido a cómo funciona la biología humana. Cada uno de nosotros es especial, no sólo por nuestra constitución genética, sino también por el cuidado y las condiciones prenatales y lo sucedido durante el parto. ¿Cuáles son algunas de las maneras por las que podéis ver esta cualidad de único, aparte de lo obvio de las huellas digitales y otras pistas de novelas de detectives?

    La zona oral en los bebes

    La zona oral
    Obviamente, una necesidad básica del infante es la comida. Vuestro hijo está equipado por la naturaleza para usar la boca como punto de contacto con una fuente de alimentación, y luego a conseguir ese alimento. Tal vez ya hayáis visto a vuestro hijo usando las dos técnicas siguientes. Podéis hacer pequeños juegos de contacto con ellas, pero por favor, ninguno que pueda privar a vuesi hijo del placer del éxito. Y para hacerlo, no n. guéis comida al niño ni demoréis su alimentación Mientras el niño está cómodamente instalado en tu falda, tócale suavemente la comisura de la boca y mueve el dedo hacia la mejilla. El bebé girará la cabeza, la boca y la lengua hacia el lado que estés tocando. Ahora toca el medio del labio superior y observa cómo el bebé levanta el labio y la lengua. A medida que tu dedo sube hacia la nariz, la cabeza del bebé se alzará hacia atrás. Si colocas el dedo sobre el labio inferior, bajará el labio y la lengua y también la cabeza. Este es el modo natural de ayudar al bebé a encontrar el pezón y se llama “rooting” Para la mayoría de los niños, mamar es algo natural. Una vez que han encontrado el pezón, no hay quien los pare. Pero a fin de que amamantar  agradable, en especial si es alimentación de pecho, las madres también tienen que estar relajadas y cómodas. Los bebés también chupan aunque no haya comida de por medio. Podéis poner suavemente un dedo en la boca del niño y veréis que funciona. Por lo general, a los tres meses de edad, el bebé reemplaza el rooting con movimientos de boca y cabeza y ya ha descubierto la manera de llevarse la propia mano a la boca para chupar.

   Siguiente→
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!