Posts Tagged bebe

    Mimos para los bebes

    Más mimos para el bebé irritable
    lgunos bebés se alteran con facilidad y se convierten en unos protestones que, a veces, no consiguen relajarse completamente ni durante la noche. La mejor terapia para estos llorones es ofrecerles un extra de cariño: acariciarlos, mimarlos, tomarlos en brazos y darles masajes para incrementar así el contacto físico con sus padres. Esto les transmite calma y seguridad.

    Bebes recien nacidos cuidados

    Vuestro niño se pasará casi la mitad de su vida activa durante el día mirando objetos y jugando con ellos, de modo que vosotros querréis estar seguros de que son interesantes, fáciles de manejar y seguros. Las cajas, por ejemplo, pueden ser golpeadas, apiladas, usadas para esconder cosas, 1 enadas y vaciadas. A los bloques se los puede morder, poner juntos uno arriba de otro u horizontalmente, derrumbados para que hagan ruido y usados de mil maneras inventadas por el niño. La calidad de los buenos materiales son firmeza, seguridad y multiplicidad de usos. El colorido y la complejidad no son necesarios. La madera es mejor que el plástico; diseños simples son mejores que los complicados. Lo que es importante es que aguanten un uso vigoroso y frecuente.
    El asunto aquí es aprender por medio de la acción. ¿Qué significa esto si nos referimos a la televisión o a la radio? Lo que dije anteriormente, también tiene en este punto su aplicación: olvidaos de ellas como aparatos que puedan ofrecer oportunidades de aprender algo al niño.

    Bebes seguridad

    Otro aspecto de la seguridad física del entorno es la preparación para casos de emergencias. Tened a mano un buen botiquín de primeros auxilios. Comprad y aprended a usar un buen termómetro. Poned bien a la vista los números de teléfono importantes: médicos, servicio de ambulancia, policía, bomberos, control hospitalario de envenenamientos. Si trabajáis y el niño está en casa con una persona a su cargo, aseguraros de que puede comunicarse con vosotros con facilidad y en cualquier momento.
    Cuando seleccionéis la cama y la ropa, prestad atención a la resistencia que tenga el material al fuego o a emanaciones peligrosas que pueda crear. También comprobad si los materiales pueden producir efectos secundarios. Una precaución para el uso de ropa de cama resistente al fuego, es lavarla varias veces antes de usarla. También podéis consultar una buena revista de consumidores, o alguna institución o agencia de protección al consumidor, para obtener información al respecto.

    Crecimiento niños

    Podéis considerar cada fase de su crecimiento, cada señal de desarrollo, cada indicación de individualidad como ofrendas que os permiten tener la oportunidad personal e intelectual de querer v ayudar a vuestro niño. Todas las edades son ‘ buenas” porque los niños son fascinantes en cada fase de su desarrollo.
    Ciertamente, como padre de jóvenes adultos, os puedo prometer que el amor y el aprendizaje continúan siempre. Es una oportunidad de crecer que dura toda la vida para todos —padres e hijos-. Los detalles cambian con las edades, del mismo modo que cambian vuestras respuestas y precauciones ante la experiencia infantil durante este primer año, pero el tema subyacente permanece.

    Bebes no conduzcas

    El transporte público, en especial los aviones en los que uno debe ir atado a la silla la mayor parte del tiempo, puede resultar muy duro tanto para padres como para hijos. Y para los demás pasajeros. Seguid el antiguo lema de los boy-scouts: estad siempre listos. A lo largo de los años, siempre me ha sorprendido comprobar cuántos padres no saben divertir a sus hijos con juguetes simples o con juegos en los que padre e hijo se imitan. En cambio, numerosos padres se enfadan o tratan de calmar. Pero más a menudo, ni una cosa ni la otra satisface las necesidades del niño: el uso de los músculos largos o las nuevas habilidades mentales para jugar cierto tipo de juegos o quedarse fascinado con un simple juego de escondite con cualquier objeto. A medida que se acerca a los nueve meses de edad, incluso podéis jugar a que adivine en qué mano tenéis alguna cosa alentándole a que elija entre uno de vuestros dos puños cerrados.
    Si viajáis, llevad un paquete de emergencia con los juguetes favoritos del niño (de esos que chillan, se mueven o hacen música); algunos juguetes adicionales como puede ser un elástico que se puede atar a otro objeto y entonces jugar a empujar y tirar; y un repertorio (en vuestra cabeza) de canciones infantiles repetitivas y rítmicas. Las palabras carecen de importancia; el ritmo no. Llevad libros de figuras de modo que él se pueda sentar y mirar las imágenes mientras le contáis un cuento o lanzáis exclamaciones ante los animales, personas u objetos ilustrados en el libro. Podéis pensar que esto puede llegar a ser ruidoso, pero os aseguro que el niño, vosotros y los demás pasajeros lo pasarían mucho mejor de este modo que oyendo vuestros reproches a un niño que llora a moco tendido. En el avión, cuando ya no es necesario el cintu-rón de seguridad, levantaos y llevad en brazos al niño a pasear por el pasillo. La mayoría de los pasajeros le sonreirán sin tratar de tocarle. El paseo puede resultar un amable interludio social.
    Recordad que el niño que está molesto por razones que no sean el hambre o la fatiga, por lo general está buscando nuevos estímulos. Usad vuestra compañía, juguetes, juegos u otra gente para proporcionarle experiencias apropiadas e interesantes.

    Autoestimulación

    Ya que chupar y usar la boca son tan naturales para los niños, parece existir poca razón para que los padres se la pasen sacándoles los dedos de la boca a sus hijos o diciéndole, “No, no” y enfadándose. La actividad bucal seguirá durante este período y persistirá bastante tiempo. Si la consideráis como parte del desarrollo del niño, algo que una vez satisfecho será abandonado en aras de posteriores y mejores medios de aprendizaje y comodidad, podéis quedaros tranquilos. A nadie se le ocurriría prohibir que un niño gatease porque teme que el gozo que le proporciona el gatear luego no le permitirá jamás ponerse de pie y caminar. Sabéis que todos los bebés superan el gateo y que representa un estadio fundamental para aprender a caminar. Considerad la actividad bucal de la misma manera: como un paso necesario que satisface las necesidades del niño. Observad a los adultos: ellos también usan la boca de mil maneras, aunque ningún adulto (al menos que yo conozca) aún se sigue chupando el pulgar.
    Cuando están molestos, los niños se rascan, frotan, pinchan y pellizcan la propia piel. Cuando están con mucha hambre o agotados a menudo se rascan o frotan. Y mientras lo hacen, patalean y están inquietos. No está claro porqué sucede esto, pero ciertamente no promueve ninguna calma. Parece ser que cuando están muy incómodos o doloridos, hasta los adultos tienden a lastimarse. Escomo si el dolor inducido por uno mismo de algún modo minimizara y disminuyera el dolor que no se puede controlar.

    Diferencias sexuales de los bebes

    Diferencias sexuales
    Tal como dicen los franceses, “Vive la différence!”. Las niñas y los niños difieren y no sólo en el aspecto externo. Probablemente, la primera pregunta que hicisteis después de saber que vuestro niño estaba con vida y en buenas condiciones, fue sobre el sexo del infante. Los niños, sea cual sea el medio ambiente que los rodea, tienen el comportamiento, a partir de su nacimiento, influenciado por el sexo. Eso quiere decir que siempre habrá una tendencia general y con muchas variantes específicas para que ocurran ciertas líneas de comportamiento. ¿Cuáles son?
    Aunque no todos los científicos están de acuerdo en hasta qué punto estas diferencias son biológicas y cuánto deben al aprendizaje de lo que espera la sociedad que suceda, parece ser un hecho que, por lo general, los varones son más agresivos y tienen más fortaleza muscular que las hembras. También parecen más predispuestos a aprender a través de medios visuales y espaciales, mientras que las niñas muestran más predisposición a aprender por medios orales y verbales. Asimismo, es probable que las niñas sonrían con mayor frecuencia. No obstante, durante el primer año de vida estas diferencias son nimias. Tanto varones como hembras prestan igual atención a lo visual y auditivo, y sin la menor duda, ambos se llevan todo lo que encuentran a las bocas para probar, degustar, masticar y chupar.
    En los primeros días, un bebé varón puede llorar más cuando siente hambre y puede tardar un poco más en estar cómodo; las niñas pueden ser más alertas y tener más conciencia del medio cuando se están alimentando.
    Pero el hecho de tener en cuenta el sexo de vuestro hijo no debe ser causa para que le fijéis en una casilla de comportamiento. Si vuestro hijo es varón, puede tender a establecer una relación distante con vosotros, pero él también necesita y goza de Que lo abracen y acaricien. Vuestra niña puede tender a responder más a vuestras palabras y vuestras caricias, pero también puede darse el caso de que sea fuerte y agresiva. La clave para conocer a vuestro hijo es llevar a cabo vuestras propias observaciones y luego usar lo que veis a fin de comunicaros y poneros en contacto con el niño.

    Los chequeos y el susurro del bebe

    Los chequeos
    Los primeros días os ofrecen numerosas oportunidades de conocer la disposición e individualidad de vuestro niño. El médico utiliza con frecuencia una serie de procedimientos “standard” para descubrir su disponibilidad, pero vosotros también los
    Codéis utilizar para realizar vuestro propio descu-rimiento. No consideréis estos actos como “clínicos”: no estáis diagnosticando a vuestro bebé. Tomadlos simplemente como medios para aprender a conocerle y para daros cuenta de todo lo que puede hacer.
    El susurro
    Cuando el niño está despierto y alerta, habladle en susurros. A menudo, el niño se dirigirá hacia vuestra voz y, al entrever vuestra cara, establecerá un primer contacto ocular aunque borroso. Entonces podéis empezar a asentar las bases del maravilloso vínculo familiar y emocional entre padres e hijo. Comprobaréis que el niño no es pasivo, sino
    capaz de ser un miembro activo de esta nueva relación.
    Descubriréis que el sonido puede actuar como tranquilizante en vuestro niño, en especial si es de baja intensidad y no música “dura” de rock, por ejemplo. Vuestra voz es el sonido idóneo, tal vez el sonido más tranquilizador de todos.
    En la maternidad o en el hogar, si vuestro niño duerme o se queda en un sitio en el que no estáis presentes, los sonidos de baja intensidad pueden ayudar a inducir el sueño.

    Aprendiendo a conocer a nuestro bebé

    Vuestro primer acto como nuevos padres es asegurarse de que todo está bien con el niño. Primero, lo más probable es que miréis y toquéis los los brazos, piernas y cuerpo. Luego probaréis a conseguir una reacción ya sea por contacto ocular u oral. Incluso hasta los bebés muy pequeñísimos responden a la voz humana en las primeras horas después del parto. Se pasan largos períodos en una condición quieta y alerta, relajada y con los ojos abiertos. Esta es buena ocasión para que busquéis provocar una reacción. Este capítulo os dará algunas ideas que podéis usar en esas circunstancias a un de comprobar cómo está vuestro niño. Por intermedio de las reacciones del niño, podéis comprobar lo dispuesto que está para aprender y crecer.
    Pero una segunda parte de este conocimiento de vuestro niño es observar su temperamento, el conjunto de tempranas y especiales señales de la propia individualidad de ritmo, actividad y conciencia del infante. Ya que lo que vosotros hacéis a mentido es en respuesta a alguna acción de vuestro niño, el conocimiento de estas señales de individualidad os puede ayudar a tranquilizaros y a disfrutar mutuamente, en vez de ubicaros en plan de batalla, contrastando vuestras ideas generales con las características específicas del niño. La creación de vuestras propias normas de cuidado infantil para que se ajusten al temperamento de vuestro niño no sólo permitirá el desarrollo del infante, sino que también os hará disminuir la presión a que estáis sometidos y promoverá más armonía que discordia.

    Precrianza

    También podéis prepararos haciéndoos cargo durante varias horas del niño menor de seis meses de algún pariente o vecino. Esto no sólo dará tiempo libre al pariente o amigo, sino que también os permitirá la oportunidad de experimentar las demandas de energía que requiere un bebé y de obtener algún sentido de la responsabilidad que implica la crianza. El tiempo dedicado debe ser lo suficientemente largo como para alimentarlo y cambiarlo. Esto os dará una idea de lo que os espera.
    Pero no caigáis presas del pánico si no habéis podido planear todas estas cosas por adelantado. Compartir, planear y elaborar una actitud serena son actos que continuaréis practicando una vez que haya hacido el niño. Habrá diarias oportunidades para ello. Asimismo, tener al niño creará necesidades y oportunidades que podéis utilizar a fin de aclarar sentimientos, roles y relaciones a medida que se presentan las circunstancias. Lo más deseable es una comunicación continua y abierta.
    Por más que planeéis, la llegada de vuestro niño será siempre un acontecimiento capital que cambiará vuestras vidas de formas impredecibles. Cambiaréis a medida que ayudéis a vuestro hijo a desarrollarse y a crecer. Vuestros sueños serán cambiados por la realidad del niño, tal como debe suceder, de modo que cada día se convierte en una experiencia de crecimiento para todos.
    Aún hay que hacer otros planes: espacio y equipos que necesitaréis preparar. Más adelante en este libro, hago algunas sugerencias sobre cochecitos y sobre seguridad en general.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!