Posts Tagged actividades para niños en madrid

    Juegos bebes

    Las rutinas de la casa. Además de la crianza y de la hora ritual de juego, hay momentos en que debéis interactuar con el niño mientras estáis atareados en los trabajos de la casa. A esta edad, el niño juega a solas, pero luego se dirige a vosotros. Quizás sólo necesita una sonrisa, una palmada, un rápido beso y entonces vuelve a irse. Es parte del apego. Tiene el deseo de estar en contacto con vosotros. Esos momentos pueden ser únicamente unos pocos segundos, pero tienen su importancia.
    Esto nos retrotrae al primer mes y es un eco de las necesidades del niño de contar con adultos que le respondan. No es una necesidad que desaparece con el tiempo; sólo sucede que se satisface de forma diferente. Miraos a vosotros mismos: ¿cómo os sentís cuando gente que amáis le da prioridad a tareas o hechos impersonales (la televisión, por ejemplo) e ignora vuestra necesidad de relacionaros con ellos? Vuestro hijo, a su manera, siente lo mismo. Considerad ese tiempo como perteneciente al niño -y a vosotros-, un momento que reforzará y acentuará el apego que os tenéis.
    No hay duda de que las tareas deben ser hechas. Pero, ¿es absolutamente necesario que se hagan en este preciso instante? No malcriáis al niño si primero le respondéis y luego os ocupáis del lavado de ropa, los platos o la cena. A menos que estéis preparando una tortilla o algo por el estilo, lo demás puede esperar.

    Actividades de adultos y niños

    Actividades de adultos y niños
    Si los padres están en la casa durante el día con el niño, hay muchas oportunidades de interacción. Durante la mayor parte del día, la madre (o padre) y el niño hacen cosas separadas aunque estén en la misma habitación. Ser padre o madre no significa sofocar con la presencia; la calidad de la relación padres-hijos es más importante que la cantidad de tiempo y acción.
    Pero nay tres momentos esenciales cuando los padres y el niño pueden disfrutar mutuamente y compartir experiencias.

    Actividades niños pequeños

    El niño, al miraros, al escucharos, al ser abrazado por vosotros, sabe muy bien que miráis, sonáis y sentís de forma diferente de los demás. Pero ahora el niño empieza a mostraros que espera que aparezcáis cuando os llama o que volváis ante su vista cuando habéis desaparecido por un momento en otra habitación. El bebé fija los ojos en la puerta a la espera de que aparezcáis. Anteriormente, cuando os ibais, el bebé perdía interés en vosotros y se concentraba en lo que estuviera visible.
    Podéis notar el inicio de este comportamiento de “búsqueda” si el niño está jugando con un objeto y se le cae. A esta edad, intenta buscarlo. Antes, estaba fuera de la vista, fuera de su mente. Esta conciencia de que los objetos existen aunque no se los vea es denominada “permanencia de objetos”. Se trata de un paso gigantesco en materia intelectual; sin él, sólo podemos actuar en relación con el mundo inmediato y visible. Toda la ciencia y la mayoría de las relaciones humanas dependen de esta capacidad. Significa que podéis pensar sobre el futuro y planearlo. Os proporciona seguridad: sabéis que mañana aparecerá el sol aunque ahora sea de noche.
    Alcanzar este estadio maravilloso lleva tiempo y experiencias. Vuestro hijo tiene que tener experiencias con rutinas regulares, con objetos y con gente a fin de alcanzar el pleno desarrollo de este primer estadio del pensamiento. Vosotros no enseñáis específicamente la permanencia de objetos por medio de lecciones, pero sólo se la puede aprender bien si al bebé se le permite juntar varias percepciones. Es como si todo el aprendizaje y el amor de los primeros seis meses se juntase en la mente del niño en un solo gran descubrimiento.

    El cultivo de la serenidad

    El cultivo de la serenidad
    Ya que la ansiedad aumenta la necesidad de calmantes o cigarrillos, un papel vital del cónyuge es brindar apoyo, seguridad y el medio ambiente más tranquilo posible. Es especialmente importante que en los últimos tres meses de embarazo, la vida tenga un curso tranquilo. Algunos investigadores indican que una madre muy ansiosa o preocupada puede tener un niño hipertenso y más nervioso de lo normal. Por supuesto, todas las mujeres sufren algo de ansiedad al igual que sus parejas- en las últimas semanas antes del nacimiento de su niño. Pero evitad toda tensión innecesaria.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!