Archivos para Tics nerviosos Categoría

    Niños muy nerviosos

    “Estoy tan nerviosa..’
    Ante una prueba en la escuela o alguna situación novedosa, las nenas y los varones se tocan instintivamente la zona entre las piernas.
    “No me atrevo”
    Se agarra a la pollera de mamá o se esconde detrás de alguien conocido. Su estado de ánimo oscila entre miedo y curiosidad.
    “No me molesten”
    El chico que levanta un hombro y esconde en él la barbilla, poniendo al mismo tiempo cara triste o de enojo, indica que no está interesado en los demás, quizá porque se siente desilusionado.
    “Tengo miedo”
    Cuando se muerde el labio inferior y al mismo tiempo las comisuras señalan hacia abajo, quiere decir que tiene miedo. Si el gesto es rápido y espontáneo también puede significar un intento de dominar la ¡ra.

    Enrollarse el pelo

    Suave sensation de sosiego
    Muchas nenas e incluso mu-jeres adultas juegan con un mechon de pelo cuando se sienten cohibidas o timidas. Este gesto, mas comiin en las nenas por el simple hecho de usar el pelo mas largo que los varones, tranquiliza y da segu-ridad. Incluso los bebes se sienten atraidos por la suave textura de una cabellera, y muchos de ellos ponen sus deditos en el pelo de mama mientras toman el pecho o la mamadera. En principio, no hay nada nocivo en esta cos-tumbre, a no ser que el varon o la nena empiecen a tirarse de los pelos hasta el punto de sacarse mechones enteros. Este comportamiento autoagre-sivo puede denotar un proble-ma que requiera la ayuda de un psicoterapeuta.
    Si a los padres los pone muy nerviosos el habito de su hija de jugar con su cabello, pueden intentar lo siguiente:
    • Proponerle que use el pelo mas corto o se haga una tolita.
    • Comprarle un nuevo gorrito o un sombrero.
    Lo mejor, de todas las for-mas, como en los casos ante-riores, es no darle demasiada importancia al asunto. Cre-cer no es facil y a veces hay que recurrir a algiin tipo de tran-quilizante para enfrentarse a esta vida tan complicada.

    Chuparse los dedos

    Una costumbre que tranquiliza
    En el recién nacido, succionar es un instinto necesario para sobrevivir que se manifiesta también fuera de las tomas de alimento. Por eso, a casi todos los bebés se les da un chupete. A partir de los seis meses, cuando salen los primeros dientes, el instinto de succionar remite, pero la costumbre del chupete como método para tranquilizarse dura todavía varios años.
    Cuando los padres tratan de sacarle el chupete a su hijo, puede ser que éste comience a chuparse uno o varios dedos. Otros chicos luchan denodadamente por conservar a su amado tete. La necesidad de succionar aparece sobre todo cuando están cansados o bajos de moral, se han hecho daño o se sienten tristes y, por supuesto, a la hora de dormir.
    Se estima que una cuarta parte de los chicos se chupa el
    pulgar o reclama el chupete hasta el comienzo de la enseñanza inicial (5 años).
    En el niño pequeño, chupar para tranquilizarse puede considerarse como algo positivo, ya que le enseña que no todas sus necesidades requieren la presencia de mamá para ser satisfechas. Sin embargo, a partir de los dos o tres años el chico debería disponer de otros recursos para vencer un malestar. Puede jugar, pintar, mirar un libro, abrazar al osito de peluche, buscar la compañía de otras personas…
    Desafortunadamente, a esta altura, el chupeteo ya se ha convertido en costumbre, y todos sabemos lo difícil que resulta dejar una costumbre largamente arraigada.
    Métodos como retarlo, sacarle el chupete a la fuerza o embadurnarle los dedos con una sustancia amarga tienen pésimos resultados. Mejor es probar uno de los siguientes trucos:
    • El mismo chiquito deposita el chupete en un lugar determinado y lo pide sólo cuando cree que lo necesita.
    • En casos graves, cuando corre peligro la posición de los futuros dientes, conviene hablar con un dentista especializado.

    Tics nerviosos

    Ayudan a liberar tensiones
    Esos constantes parpadeos, muecas, carrasperas, chasquidos de lengua, crujir de nudillos o levantar de cejas son capaces de poner a cien al más pacífico. La mayoría de los
    padres piensa que si su hijo quisiera, podría dominarse. Pero no es tan fácil. Un tic no es una mala costumbre sino un acto compulsivo que probablemente ayuda a los chicos a liberar tensiones.
    A menudo el síntoma desaparece cuando está distraído o se encuentra en presencia de otras personas, lo que hace pensar a los padres que su hijo quiere provocarlos a ellos expresamente. No es así: un tic puede reprimirse durante algún tiempo, pero a cambio de rebrotar después con más fuerza.
    Raras veces aparecen los tics antes de la edad escolar. Su duración es variable, desde un mes hasta más de un año. Tan inesperadamente como han llegado, desaparecen. Mientras tanto, lo que debemos hacer es:
    • No hablar constantemente del tema.
    • Si el niño sufre por su tic, conviene consultar con un psi-coterapeuta.
    • Atención: en el caso de observar varios movimientos incontrolados a la vez que, además, vayan acompañados por sonidos también incontrolados, podría tratarse del síndrome de Tourette, una rara dolencia neurológica.
    Se muerde las uñas
    Un vicio de larga duración
    El hábito de morderse las uñas no suele aparecer antes de los tres años y puede prolongarse hasta la edad adulta.
    Es uno de los comportamientos más difíciles de interpretar. Por lo general, se asocia con situaciones de ansiedad y estrés, pero también sucede que un chico empieza a morderse las uñas por puro aburrimiento. Cuando, a pesar de eso, juega, estudia, tiene amigos y parece estar contento con su vida, probablemente se trate de una mala costumbre sin un trasfondo serio, y los padres deben esperar a que se le pase solo.
    En algunos casos puede ser que no se sienta a gusto en el colegio o incluso le produzca ansiedad tener que concurrir a él todas las mañanas.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!