Archivos para Precrianza Categoría

    Los bebés aprenden mucho de observar

    Los ojos lo entienden
    Los bebés aprenden mucho de observar lo que ocurre a su alrededor, aunque no siempre den la impresión de que están respondiendo. Pero también demuestran que se dan cuenta de lo que ocurre con una reacción activa.
    Los bebés son capaces de seguir movimientos y lo que más parecen poder enfocar es a una persona en movimiento y hablando. Si queréis comprobar cuánto pueden ver los ojos de vuestro niño de una semana de edad, de modo entonces de poder colocar objetos (o vosotros mismos) donde el bebé los pueda ver y disfrutar, intentad lo siguiente: mientras el niño está en la cuna, inclinaos, sonreíd y habladle en voz baja. No tiene importancia lo que digáis. Luego moveros a los lados (nada más que el cuello y la cabeza) y observad cómo el niño os sigue con la mirada.
    Vuestro hijo también seguirá el retrato de una cara. Intentad lo siguiente: poned al bebé cómodamente sobre vuestra falda, coged el retrato de una cara (con grandes ojos) y movedlo a través de la línea de visión del bebé. Sin duda, esto lo debéis hacer cuando el niño está en un estado tranquilo despierto y alerta, quizás inmediatamente después de naber sido cambiado. Vosotros podéis hacer juntos lo siguiente: que uno tenga al niño en la falda y que el otro sea el que está en movimiento. Esto es aún mejor que poniendo al bebé en la cuna.

    Aprendiendo a conocer a nuestro bebé

    Vuestro primer acto como nuevos padres es asegurarse de que todo está bien con el niño. Primero, lo más probable es que miréis y toquéis los los brazos, piernas y cuerpo. Luego probaréis a conseguir una reacción ya sea por contacto ocular u oral. Incluso hasta los bebés muy pequeñísimos responden a la voz humana en las primeras horas después del parto. Se pasan largos períodos en una condición quieta y alerta, relajada y con los ojos abiertos. Esta es buena ocasión para que busquéis provocar una reacción. Este capítulo os dará algunas ideas que podéis usar en esas circunstancias a un de comprobar cómo está vuestro niño. Por intermedio de las reacciones del niño, podéis comprobar lo dispuesto que está para aprender y crecer.
    Pero una segunda parte de este conocimiento de vuestro niño es observar su temperamento, el conjunto de tempranas y especiales señales de la propia individualidad de ritmo, actividad y conciencia del infante. Ya que lo que vosotros hacéis a mentido es en respuesta a alguna acción de vuestro niño, el conocimiento de estas señales de individualidad os puede ayudar a tranquilizaros y a disfrutar mutuamente, en vez de ubicaros en plan de batalla, contrastando vuestras ideas generales con las características específicas del niño. La creación de vuestras propias normas de cuidado infantil para que se ajusten al temperamento de vuestro niño no sólo permitirá el desarrollo del infante, sino que también os hará disminuir la presión a que estáis sometidos y promoverá más armonía que discordia.

    Precrianza

    También podéis prepararos haciéndoos cargo durante varias horas del niño menor de seis meses de algún pariente o vecino. Esto no sólo dará tiempo libre al pariente o amigo, sino que también os permitirá la oportunidad de experimentar las demandas de energía que requiere un bebé y de obtener algún sentido de la responsabilidad que implica la crianza. El tiempo dedicado debe ser lo suficientemente largo como para alimentarlo y cambiarlo. Esto os dará una idea de lo que os espera.
    Pero no caigáis presas del pánico si no habéis podido planear todas estas cosas por adelantado. Compartir, planear y elaborar una actitud serena son actos que continuaréis practicando una vez que haya hacido el niño. Habrá diarias oportunidades para ello. Asimismo, tener al niño creará necesidades y oportunidades que podéis utilizar a fin de aclarar sentimientos, roles y relaciones a medida que se presentan las circunstancias. Lo más deseable es una comunicación continua y abierta.
    Por más que planeéis, la llegada de vuestro niño será siempre un acontecimiento capital que cambiará vuestras vidas de formas impredecibles. Cambiaréis a medida que ayudéis a vuestro hijo a desarrollarse y a crecer. Vuestros sueños serán cambiados por la realidad del niño, tal como debe suceder, de modo que cada día se convierte en una experiencia de crecimiento para todos.
    Aún hay que hacer otros planes: espacio y equipos que necesitaréis preparar. Más adelante en este libro, hago algunas sugerencias sobre cochecitos y sobre seguridad en general.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!