Archivos para Nuevas experiencias Categoría

    Mundo bebes desarrollo

    Qué duda cabe: algunos niños demuestran poco miedo; otros mucho. Realmente no sabemos lo que pasa por la cabeza del niño. ¡Apenas sabemos lo que nos pasa por nuestras propias cabezas! Los adultos tenemos también miedos y nos ponen ansiosos aquellas cosas que los demás nos dicen que son irreales. ¿Por qué no habría de mostrar miedo también un bebé?
    El niño se enfada cuando no logra algún objetivo, como alcanzar un juguete, en especial, si siente que tendría que poder hacerlo. Por esa razón, hacerle bromas al respecto, como por ejemplo, alejarle algo que está a punto de coger, puede resultar francamente destructivo. En ese caso, lo que para vosotros es un juego, no lo es para él. Si no puede seguir las normas de un juego determinado, no se enfada. El fracaso no le molesta si la actividad está fuera de su alcance.

    Bebe 20 meses

    Las sensaciones de incomodidad también forman parte del desarrollo natural del niño. Durante estos meses, el niño puede demostrar algunos miedos (a desconocidos, a quedarse a solas en una habitación, a la oscuridad, a objetos de extraño aspecto). Es natural. Poneos en lugar del niño: sabe con bastante certeza que sus padres se le acercarán en cuanto se ponga a llorar; conoce el aspecto de sus padres, su voz, su olor y cómo le tocan; tiene juguetes favoritos y ha explorado su territorio en la casa y ha estado en otros sitios. También tiene algunas ideas, aunque sean incompletas, sobre sí mismo. Sabe dónde termina su cuerpo y dónde empieza el mundo. Sabe que a veces algo le duele (como la dentición) y no lo puede remediar. Sabe que la comida, la muda y la comodidad aún dependen de gente mucho mayor y más fuerte que él. Puede hacer algunas cosas (como gatear) por sí solo cuando esa gente grande se lo permite, pero realmente depende de ellos. ¿Sorprende acaso que sienta miedo cuando vosotros os vais o se le aparece alguien desconocido?

    La rutina cotidiana del bebé

    La rutina cotidiana
    La alimentación se convierte en una nueva aventura cuando el niño empieza a llevarse comida a la boca con los dedos y muestra con más claridad sus preferencias y rechazos por ciertas comidas. Ya que su movimiento en el espacio -gatear, reptar, arrastrarse, ponerse de pie- es tan vital y el niño quiere quedarse quieto y tengáis que restringirle suavemente los movimientos poniéndole en una quiere quedarse quieto y tendrás que restringirle suavemente los movimientos poniéndole en una silla alta u otro asiento. Cuando mi mujer y yo llevábamos a los chicos a comer afuera, usábamos inmensas servilletas que les atábamos al cuello y que le cubrían el frente y también el respaldo de la silla por afuera, de modo que les dejaba las manos en libertad de movimientos y la suficiente estabilidad como para que pudieran comer con nosotros. ¡Y eran niños activos y llenos de energía!
    El niño puede quedar atrapado entre las ganas de comer (abriendo bien grande la boca en cuanto se le acerca la cuchara) y el deseo de moverse, de modo que mueve la cabeza y el cuerpo y la cuchara le da en la mejilla. Esto puede enervaros. Usad nuevamente la ingeniería casera: cubrid el suelo con algo, tened un trapo húmedo a mano para operaciones de limpieza de cara y suelo, y practicad contar hasta diez antes de reaccionar. La pausa no sólo refresca, sino que también ayuda.

    Actividades bebés

    Todas estas actividades armonizan manos y mente. También demuestran la creciente habilidad del niño para jugar por sí solo. Podéis ver allí a la perseverancia en funcionamiento. Sólo necesitáis aseguraros de que el niño esté a salvo de accidentes puede tragar objetos pequeños, etcétera-, pero de otro modo, el niño puede proseguir jugando a solas por un buen rato.

    Nuevas experiencias con los bebés

    ¿Cuándo podéis salir y dejar al niño con una desconocida? A veces, existe una tendencia a proteger demasiado al primer hijo. Ese es el camino seguro al agotamiento y a la frustración. Las breves separaciones no son perturbadoras, así como no son deseables las separaciones prolongadas entre los cuatro y las doce semanas de edad. El niño está elaborando una relación y, aunque no necesariamente lo demuestre, ha aprendido a esperar cierto comportamiento de vuestra parte. Ha descubierto que ciertas acciones suyas provocarán a su vez acciones de vuestra parte. Un intervalo prolongado en ese proceso en desarrollo debe ser evitado. Unas pocas horas de ausencia no tienen importan cia; un fin de semana puede tenerla.
    Incluso si salís una noche (y debéis hacerlo), es importante dar instrucciones a la babysitter. Vuestra sustituta necesita saber cuáles son las normas del juego. Demostradle y decidle cómo debe responder a vuestro bebé, cómo debe tocarle, arroparle y cuidarle. Enseñadle cómo convertir una muda de pañales en un intercambio de señales. Tratad de crearle a vuestro hijo una situación que continúa incluso cuando estáis ausentes.
    Considerad las posibilidades de crear un grupo de ayuda mutua en vuestro barrio, si allí hay otros padres con hijos pequeños. Una cooperativa es especialmente útil cuando pensáis salir un rato. Otros padres en circunstancias similares pueden comprender mejor vuestras necesidades y las del niño, y podéis pasarlo bien compartiendo ideas en un pequeño grupo. Asimismo, ahorraréis dinero o podréis salir más a menudo. Las cooperativas son menos útiles si tiene que haber una separación prolongada porque otra familia quizá no pueda asumir la responsabilidad de una crianza durante largo tiempo.
    Aunque una separación prolongada (varios días) puede ser inesperada o fuera de programa, a veces hay emergencias. Es útil tenerlo previsto. Buscad a alguien de confianza y enseñadle vuestra forma de hacer las cosas. Dejad que el niño se familiarice con esa persona; incluso llevadle a su casa. Empezad pronto este “entrenamiento de familiaridad” de modo que si ocurre algo inesperado durante ese primer año, ya tenéis una manera de enfrentar el problema. Esto es importante para todos los bebés, Pero en especial si el temperamento de vuestro hijo requiere una atención especial. Tratad de encontrar a alguien idóneo para vuestro niño. Estudiad su actitud, su nivel de actividad y ritmo para no exponeros luego a problemas con el niño.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!