Archivos para Niño problemático Categoría

    Psicologia de niños rebeldes

    • Dejemos que elijan sus propios productos de baño (peines, geles, colonias, cepillos de dientes, dentífricos…).
    • No sólo nuestro ejemplo ayuda. Informarles que su ídolo favorito (una cantante, una actriz, un futbolista…) se ducha antes y después de cada actuación o partido puede ser a esta edad un poderoso estímulo.
    • Esporádicamente, para corregir incumplimientos, puede ser necesario aplicar alguna consecuencia negativa:”Si no hay baño, tampoco tendrás televisión”Y, por supuesto, cumplirá.
    • No digamos a las nenas que deben ser más limpias por su condición de tales: las necesidades de higiene son las mismas para ambos sexos.

    Mi hijo rebelde

    No se me da la gana”, “¡Qué me importa…!”, “¡Pero!, ¿por qué siempre me toca a mí?”, “No se me antoja hacerlo”… La variedad de frases de este tipo es interminable, depende de la imaginación del chico, de lo que escucha de sus hermanos o primos mayores y de lo que “aprende” en el patio del colegio. A los padres los saca de quicio descubrir que su hijo siempre tiene algo que alegar a sus decisiones y, sobre todo, que siempre pretende tener la última palabra.

    Bebes 1 año problematicos

    En otros momentos del día, cuando el niño está en la cuna, podéis intentar colocarle sobre el estómago. De ese modo, tiene algo contra lo que puede empujar si necesita una vía de escape a su actividad intensa. Incluso podéis hacer que esa fuerza tenga un uso positivo si, por ejemplo, le colocáis un móvil interesante en tal posición que el bebé lo pueda ver mejor cuando ha empujado hacia adelante y tiene la cabeza alzada.
    La mayoría de los bebés no necesitan las dos medidas anteriores; usad siempre los procedimientos menos esforzados, pero estas dos son técnicas de emergencia o de acción para ciertos niños.
    Lo que tenéis que hacer es sumar a vuestra propia experiencia ideas que parecen funcionar conotros niños; aplicadlas al vuestro y comprobad con la experiencia si realmente funcionan en vuestro caso, para bien de vuestro hijo y de vosotros mismos. Pero siempre tened en cuenta que sois vosotros quienes podéis pensar y tratar de resolver el problema. El bebé os puede enviar señales y responderos, pero no puede resolver nada por sí mismo. La molestia de vuestro niño os preocupa, pero también preocupa al niño. No la hace deliberadamente para preocuparos a vosotros.
    Hay un poema en Alicia en el país de las maravillas que dice:
    Habladk duramente a vuestro pequeño Y pegadle en cuanto estornuda: Sólo lo hace para provocar Porque sabe que molesta.
    Eso puede estar bien para la duquesa de ese país, pero no para vosotros ni para vuestro niño en el mundo real.
    A medida que ha aumentado la conciencia del mundo en el niño, muchas cosas han sucedido en estos dos meses. Estáis creando una relación de confianza y cariño entre vosotros mientras vais aprendiendo a conoceros mutuamente y a practicar las formas de relacionaros. Pero el crecimiento, especialmente en este primer año, es muy rápido y no sólo causa nuevos placeres y nuevas dimensiones en la relación familiar, sino también nuevos desafíos. Echemos una mirada a los próximos tres meses.

    Llanto del bebé

    Esta experiencia puede llevaros una media docena de intentos, pero ayuda al niño a expresar su tensión por medio de un llanto de verdad (con lágrimas) y/o de furia. Luego, el niño puede relajarse en vuestros brazos.
    El niño “endurecido” o “rígido”, el que trata de soltarse del contacto con los demás, puede recibir ayuda con el siguiente procedimiento: pasad cinco o diez minutos con el niño de pie, es decir, alzando al niño por debajo de ambos brazos y manteniéndole la cabeza ligeramente hacia delante; se le hace mover de arriba hacia abajo, de un lado a otro en el espacio mientras lo tenéis frente a vosotros. Son-reídle. La mayoría de los bebés no pueden resistir este tipo de estimulación. Incluso en medio de una pataleta de furia, empiezan a sonreír y a resoplar alegremente. Con perseverancia en esta clase de ejercicios y haciéndolos siempre que queréis acunar al niño en vuestros brazos y le encontráis rígido, lograréis que relaje los músculos y se tranquilice.
    Algunos bebés presentan formas tan extremas de tensión muscular que el alivio producido por risas y sonrisas sólo es temporario. Si os encontráis con este caso, podéis moverle el cuerpo como si se tratara de un acordeón, es decir, podéis abrirle y cerrarle los brazos y las piernas suave y rítmicamente. Lo más posible es que el niño se enfade y berree, pero esto llevará al relajamiento y a una situación cariñosa. Cuando empieza a lloriquear, ayudadle cogiéndole en una postura cómoda y asegurándoos que no tiene cruzadas las manos ni los pies, ni que se tocan entre sí. Por lo general, el niño rígido junta las manos o cruza las piernas. Una vez más, con perseverancia, se le reduce la rigidez; el niño se vuelve más sociable -comprobaréis un comportamiento de su parte más risueño y cariñoso-, y, en consecuencia, empieza a disminuir la necesidad de esta clase de procedimientos. El bebé responde entonces a prácticas e interacciones normales con sus padres.

    El niño problemático

    El niño problemático
    Algunos niños necesitan aún más ayuda para defenderse de las molestias y se han hallado varias formas útiles para solucionar el problema. Otra vez más, debéis conocer a vuestro hijo y podéis observar tanto su respuesta como la propia. Vosotros podéis saber si vuestro hijo necesita más actividad que la ya mencionada. Los dos procedimientos descritos a continuación han sido adoptados del trabajo que el psicólogo John A. B. Alian ha desarrollado con padres de bebés “problemáticos”.
    Si para el segundo mes, el niño está quejoso y especialmente irritable y parece no poder tranquilizarse en vuestra falda, entonces podéis intentar lo siguiente: cuando el niño tiene uno de esos accesos de irritabilidad, tomad asiento y cogedle con firmeza, pero dándole libertad de movimientos, en los brazos o en la falda. Es importante cogerle las manos y no dejarlas hasta que se haya tranquilizado. Si el niño se pone rígido y tenso, aumentad suavemente vuestra presión hasta que sea ligeramente superior a la del niño, de modo que sus brazos y piernas respondan doblándose ligeramente en las articulaciones y llegue a ponerse en una posición relajada. Probablemente, esto dé como resultado una reacción furiosa del niño seguida por más extensión de los miembros y más endurecimiento. Durante el ataque de rabieta, mantenedle en los brazos o en la falda y brindadle una barrera móvil contra la que descargar la rabieta. Es decir, que no uséis los brazos y las manos como una especie de camisa de fuerza para restringir los movimientos, sino que debéis mantenerlos firmes   para  brindar  una  oposición   flexible. Cuando el niño vuelva a ponerse rígido, aplicad una presión suave, pero lo suficientemente fuerte ara reducir ese endurecimiento. Lo más probable es que se produzca otro berrinche. Continuad de la misma manera. Al cabo de unos pocos minutos, es posible que el niño empiece a lloriquear.
    Ahora relajad vuestra presión y empezad a reconfortarle y a que dé rienda suelta al lloriqueo. Podéis conseguirlo por medio del tono apropiado de voz y con caricias en su mentón y en su pecho. Después del lloriqueo, el niño puede quedarse dormido un rato o permanecer contento y tranquilizado en vuestros brazos. En algunos casos, se pueden hacer varios ciclos de la combinación rabieta-lloriqueo-relajación antes de que el niño consiga una tranquilidad prolongada. Por lo general, esto se logra después de diez a treinta minutos. Es sumamente importante que se obtenga al final un estado satisfactorio de relación tranquila entre padres y el niño. Si se le coge incorrectamente (permitiendo que suelte las manos y los brazos o se aleje demasiado de vosotros), el resultado puede ser una lucha más prolongada y de menor intensidad que sólo produce un período más corto de relajamiento.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!