Archivos para Miedos durante el embarazo Categoría

    Ultima semana de embarazo

    Mi 39ª semana
    Hace tres días que mamá perdió el tapón mucoso y esta mañana ha roto aguas. Ha llamado ha papá corriendo para que fuera a buscarle y se han ido los dos al hospital. Pronto han aparecido las contracciones, que cada vez eran más seguidas. ¡Ups!, me escurro hacia abajo… Luego sigo escribiendo.
    ¡Por fin estoy aquí fuera! Todo ha sido muy rápido. He nacido una semana antes de la fecha estimada de parto, pero parece ser algo normal. No me imaginaba que esto iba a ser tan incómodo; hace mucho frío aquí fuera -nada que ver con lo calentito que estaba en el útero- y me ha costado mucho respirar. Por lo visto, mis primeras respiraciones requieren un esfuerzo cinco veces mayor que una respiración normal, porque el aire que inhalo debe expandir los miles de alvéolos existentes en mis pulmones (algo comparable con hinchar un globo). Además, estoy rodeado de caras que me hacen unas muecas extrañísimas (¡vaya gente!). Los que están como locos de contentos son papá y mamá: han esperado tanto este momento que casi no se lo creen… ¡Hasta la vista!

    La sexualidad post parto

    Muchas mujeres se preguntan cómo será la sexualidad futura de la pareja después del nacimiento del primer hijo. Existen preocupaciones acerca de si será necesario prescindir del sexo durante varias semanas. Además del temor de no encontrar respuestas apropiadas de sus compañeros acerca de este tema tan vital.
    Un gran número de ellas relata que, al haberle consultado a su médico sobre la falta de orgasmos o los temores al dolor, ha encontrado respuestas del tipo: “Bueno, lo siento muchísimo pero es algo muy común y no sabemos cómo tratarlo”.
    A veces, después de tener a sus hijos, muchas de las que no conocen su cuerpo “no tienen idea de lo que les ha pasado por ahí abajo” y creen que de ninguna manera podrán tener sexo -quizá por mucho tiempo- a menos que sus parejas se lo exijan. Es así que, en los meses posteriores al parto, algunas ingresan en un páramo sexual. Todas sus energías se las absorbe el nuevo integrante.

    Temores en el embarazo

    Estas embarazadas deberían tranquilizarse, ya que no existe ninguna razón para pensar que ellas serán peores madres que otras. Al contrario: el que una mujer sienta miedo y dudas sólo demuestra que el hijo que espera no le es indiferente; le importa y mucho. Todo en esta vida tiene sus pros y sus contras, el mundo entero se compone de polos opuestos. Frío y caliente, día y noche, dar y recibir. ¿Por qué iba a ser diferente la decisión de tener un hijo? Es más, ser consciente de los propios sentimientos ambivalentes y dominarlos constituye una clara señal de madurez emocional.
    Sería deseable que la mujer pudiese hablar sobre estos sentimientos de ser posible con otra mujer que ya tenga hijos y que se muestre tolerante. Sólo si conocemos y aceptamos nuestras ambivalencias podremos superarlas. De lo contrario, podrían encontrar una válvula de escape en algún síntoma físico o perdurar hasta después del parto.
    Y por lo demás… ¿quién conoce a una mamá que, teniendo a su bebé en brazos, se acuerde de las dudas de los primeros meses?

    Miedos en el embarazo

    Por mucho que una mujer lo desee, tener hijos implica confusión, sacrificios y dependencia, por no hablar de otros dolores de cabeza de índole material. No se trata en absoluto de temores infundados. Y por supuesto ninguna mujer es una mala madre por sentirlos. Sólo una falsa ideología impide a las embarazadas expresar sinceramente sus sentimientos ambiguos.
    Las dudas y los miedos son tan normales como la alegría, pero no todas las mujeres los experimentan con la misma fuerza. Algunas, como Clara Z., los sufren sintiéndose culpables por ello, mientras que en otras predomina la alegría de tener pronto un hijo. Curiosamente, las circunstancias externas -como no sean extremas- sólo desempeñan un papel secundario. Cabría suponer que una mujer soltera o una joven con el compañero desocupado, sintiese más los lados negativos de su embarazo, pero esto no funciona siempre así. Más relevancia tiene el estado interior: la aceptación de la propia feminidad, la visión personal del futuro, la fe en la propia capacidad. ..
    También hay mujeres que no se permiten experimentar sentimientos negativos, sea por orgullo o por vergüenza.
    Según aseguran algunos psicólogos, lo que más nos impide ser sinceros con nosotros mismos son las creencias estereotipadas. Mientras que estemos convencidos de que sólo mostrando determinado comportamiento o adoptando cierta postura somos buenos, necesariamente debemos reprimir todos los impulsos que no encajen en este esquema. Estos impulsos reprimidos se convierten en síntomas físicos, y vuelven a equilibrar la balanza de la sinceridad.
    Se supone que detrás de los típicos trastornos del embarazo, como náuseas y vómitos, se esconden en realidad dudas y sentimientos de rechazo.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!