Archivos para Gastroenteritis Categoría

    Dieta gastroenteritis

    Cualquiera que haya sufrido un episodio de gastroenteritis conoce el apetito voraz que queda una vez que desaparecieron los síntomas.
    ¡Qué ricas se ven las milanesas y qué desabrido el pescado hervido! Por suerte, la pauta de alimentación ha cambiado.
    No se recomienda la dieta blanda, ya que el arroz, la zanahoria rallada y la manzana retrasan la recuperación.
    Si quiere, el chico puede comer en cuanto haya dejado de vomitar. Pero no hay que forzarlo.
    Los médicos recomiendan que coma lo mismo que antes de la enfermedad: cereales, verdura, fruta… Tan sólo están contraindicadas las grasas (excesos de fritos, mantecas) y, en caso de diarrea, los dulces o los postres o bebidas muy edulcorados.
    En caso de diarrea, las naranjas y otras frutas laxantes se sustituirán por la pera, la manzana y la banana.
    Si hay gastritis, nada de bebidas cola, bkarbonatadas y gaseosas, que irritan el estómago.

    Gastroenteritis

    La mayoría de los episodios de vómitos se deben a infecciones digestivas. Primero el niño arroja lo que ha comido y, cuando no le queda nada en el estómago, bilis. Luego aparece la diarrea.
    “Marcos, nuestro hijo de seis años, se acostó contento, pero a las dos horas se puso a devolver y volvió a hacerlo cinco o seis veces más”, cuenta Paula, su mamá. “Pasamos la noche entre su dormitorio y el baño, pero eso era lo de menos, ¡nos apenaba tanto verlo así enfermito!”.
    Las gastroenteritis más virulentas, como la que sufrió Marcos, producen un cuadro tan aparatoso que algunos padres llevan corriendo al chico a una guardia médica, sea de día o de noche. Sin embargo, podemos iniciar el tratamiento tranquilamente y esperar a que nuestro hijo se encuentre un poco mejor para llevarlo a su pediatra. La doctora Martínez nos explica cómo se debe proceder en estas circunstancias: “No pasa nada si en la primera media hora o una hora el pequeño se niega a tomar líquidos, pero, pasado ese tiempo, empezaremos a combatir la deshidratación”.
    El mayor peligro de los vómitos y diarreas persistentes es la pérdida de agua y sales minerales que cumplen funciones básicas en el organismo. Los más expuestos a esta complicación son los bebés más chiquitos que, por sus condiciones anatómicas, se deshidratan antes.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!