Archivos para Embarazadas Categoría

    Secreción en los pezones en el embarazo

    Secreción en los pezones:
    Tengo 19 años y estoy de cinco meses. ¿Es normal que si me aprieto los pezones me salga como agua? ¿A qué es debido?
    El busto comienza a aumentar desde el primer momento del embarazo, pues las hormonas esti muían desde los primeros días el desarrollo de las glándulas mamarias. Las venas de los pechos se vuelven más gruesas y visibles, debido a la mayor cantidad de sangre que fluye a través de ellas, y los pezones y la areola se tornan más oscuros y se agrandan. Cuando se llega a la mitad del embarazo, los pechos habrán acabado su transformación y ya estarán fun-cionalmente listos para la lactancia. Hacia el quinto mes puede ocurrir que de los pezones salga una secreción más o menos abundante de líquido transparente de color amarillento, que es totalmente normal.

    Abortos, ¿por qué se producen?

    Abortos, ¿por qué se producen?
    Hace un año tuve un aborto, y queria saber por qué sucedió. ¿Pudo ser por un dolor de muelas que tuve y para el que tomé Analgilasa? Ana Ma Álvarez

    La mayor parte de los abortos precoces son por causas inherentes al desarrollo inicial del embrión (alteraciones genéticas o estructurales). Es una especie de proceso de “selección natural” que impide que continúen embarazos con anomalías. No debes pensar que el dolor de muelas y su posterior tratamiento fuera la causa del aborto. Lo más probable es que hubiera sucedido lo mismo sin dicho episodio.

    Los alimentos a evitar en el embarazo

    Qué debes evitar:
    Las siguientes comidas y hábitos suponen un riesgo para ti y tu bebé:
    • El paté, los huevos crudos o poco hechos, quesos frescos y poco curados, el hígado, y la carne y los mariscos crudos o poco cocinados.
    • El tabaco.
    • Las bebidas alcohólicas. Elimínalas en los tres primeros meses.
    • La cafeína. Limítate a una o dos tazas de café al día o pásate al descafeinado.

    Dieta equilibrada y variada en el embarazo

    Una alimentación adaptada:
    Si mantienes una dieta equilibrada y variada, con abundante fruta fresca y verdura, no necesitas seguir un plan de comidas especial. Pero hay nutrientes esenciales que sí deberías incluir todos los días: Ácido fólico. Hasta el 70 por ciento de los defectos del tubo neural, como la espina bífida, pueden prevenirse si tomas ácido fólico. Está presente en los cereales, las verduras de hoja verde y el pan, pero se recomienda un suplemento de 400 mcg diarios antes y durante los primeros tres meses de embarazo. Proteínas. Esenciales para el desarrollo de tu bebé. Están en la carne magra, el pescado, los huevos, el pollo, el queso, los guisantes, las alubias, las lentejas, las semillas y los frutos secos. Calcio. Proporciona a tu bebé huesos y dientes fuertes. Son buenas fuentes los lácteos y las verduras. Hierro. Necesitas aumentar tu ingesta de hierro para fabricar más glóbulos rojos. Lo conseguirás con la carne roja magra, las yemas de huevo y las verduras de hoja verde. La vitamina C ayuda a la absorción del hierro, así que bebe un vaso de zumo de naranja en las comidas.

    El primer embarazo

    Y a partir de ahora, ¿qué pasa?.
    Llama a tu ginecólogo en cuando te enteres de tu estado para que te dé cita.
    En la primera consulta:
    • Confirmará la fecha probable del parto. Se calcula unas 40 semanas después del día que empezó tu última regla. Pero ten en cuenta que la mayoría de las embarazadas dan a luz dos semanas antes o después de esta fecha.
    • Elaborará una historia médica detallada. Te preguntará por tu historial médico, incluyendo anteriores embarazos, abortos espontáneos o provocados, problemas ginecológicos y tratamientos que hayas tenido. Le interesa realmente tu salud y la de tu bebé. Cualquier cosa que le cuentes será confidencial.
    • Controlará tu peso, tensión arterial y orina. Además, solicitará un análisis de sangre para detectar si tienes anemia y si estás inmunizada contra la rubéola. También te dará varios consejos para que lleves un embarazo lo más sano posible.
    • Planificará tu calendario de embarazo. Así te harás idea de cuándo te realizarán las pruebas prenatales, las revisiones y las ecografías. Te preguntará cómo y dónde te gustaría dar a luz y te aconsejará sobre las clases de preparación al parto. También puede darte hojas informativas que te serán útiles durante todo el embarazo. Es una gran oportunidad para aclarar tus dudas y librarte de preocupaciones. Lleva en un papel todas las preguntas que te vayan surgiendo antes y que te gustaría que te respondiera el médico, y no dudes en apuntar lo que te interese.

    Nauseas en el embarazo

    Náuseas: el enemigo a batir.
    Evita los alimentos que te produzcan náuseas, como los fritos, las comidas especiadas y las cremosas y empalagosas. El jengibre te puede ayudar. Guarda galletitas saladas en tu mesita de noche para cuando te levantes y bebe una infusión con un poco de jengibre fresco en lugar de té o de café. Si te parece que tus vó mitos son excesivos, consulta a tu ginecólogo por si puedes estar sufriendo deshi-dratación.

    Hacerse el test de embarazo

    Si acabas de enterarte de que vas a tener un niño, probablemente estés emocionada… y algo asustada.

    Durante tres minutos no me atreví a mirar el test de embarazo. Luego, contuve el aliento y eché un vistazo. Había dos líneas azules”, recuerda Cristina, de 39 años. “Casi no me lo podía creer. Seguí mirando el test desde distintos ángulos para comprobar que era verdad”.

    ¡Menudo resultado!
    Siempre recordarás el momento en que te enteraste. La mayoría de las mujeres utilizan un test de embarazo en casa, comprado en la farmacia, que detecta la hormona HCG (gonadotropina coriónica humana). Sólo tienes que orinar en la varilla y esperar mientras cruzas los dedos. Estas pruebas tienen una habilidad del 99 por ciento desde el día previsto de la regla. Puedes obtener un falso negativo si te haces la prueba demasiado pronto, así que inténtalo tres días después si no estás segura. Tienes la opción de visitar a tu ginecólogo, que te hará una k   prueba de embarazo en su consulta.

    Herpes en el embarazo

    Herpes:
    Sus síntomas son: Sensación de hormigueo en la zona vaginal. Inflamación en la vagina y en el cérvix. Dolor al orinar y punzadas o escozor de la zona genital hasta las piernas.
    ¿En qué consiste? Se contagia durante la práctica del sexo oral y vaginal.
    ¿Cuál es el tratamiento? Se diagnostica mediante un frotis o un análisis de sangre. Aunque no se puede aniquilar totalmente, hay fármacos muy efectivos.
    ¿Afecta al bebé? Si lo has padecido anteriormente, no debería haber problemas durante la gestación. En caso de que el primer episodio sea al final del embarazo, sí que podría afectar al niño, aunque es una posibilidad remota.

    Gonorrea en el embarazo

    Gonorrea:
    Sus síntomas son: Dolor en uno o ambos lados de la parte baja del abdomen.
    ¿En qué consiste? Sólo se contagia por transmisión sexual. Si no se trata bien, puede dar lugar a una enfermedad inflamatoria pélvica y a problemas de infertilidad.
    ¿Cuál es el tratamiento? Mediante antibióticos, fundamentalmente penicilina, que se suministran a los dos miembros de la pareja.
    No en el útero, pero sí es posible que se contagie durante el parto, produciéndole una conjuntivitis severa.

    Enfermedades venereas en la mujer

    Clamidia:
    Sus síntomas son: Secreciones atípicas.
    Dolor en la parte baja del abdomen.
    ¿En qué consiste? En muchas mujeres es asintomáti-ca, por lo que no es fácil de detectar. Es una infección de transmisión sexual bastante frecuente, sobre todo antes de los 25 años, y puede producir enfermedad inflamatoria pélvica y embarazo ectópico (cuando el embrión se implanta fuera del útero). La padecen 3 de cada 100 embarazadas.
    ¿Cuál es el tratamiento? Para detectarla se precisa un test de laboratorio. Según algunos expertos, es una de las causas evitables de infertilidad más comunes, así que si tienes previsto quedarte embarazada, hazte primero un chequeo para descartarla. Se trata con antibióticos que pueden tomarse en todo el embarazo.
    ¿Afecta al bebé? Se ha relacionado con abortos y partos prematuros. Si no se trata, puedes contagiársela durante el parto, y el bebé podría desarrollar infecciones oculares o neumonía.

←Anterior   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!