Archivos para El sueño Categoría

    Mitos sobre el sueño

    Nunca salgo de casa sin antes…
    Algunas personas realizan determinadas acciones todos los días sin poder evitarlas. Estos rituales son conductas que se llevan a cabo siempre de la misma manera. Un ejemplo es controlar todas las noches -en tres rondas consecutivas- si las llaves de gas están cerradas. Dos, realizadas antes de acostarse y una tercera y última aproximadamente media hora después. Si no se sigue esta secuencia de acciones, hay quienes no pueden conciliar el sueño.
    Existe una multiplicidad de rituales y hay personas que estructuran el suyo siguiendo la lógica inconsciente de su historia. El valor del ritual tiene que ver con un esfuerzo por controla tanto la realidad externa como la interna. Ellos constituyen una forma de aplacar los fantasmas que nos inquietan y que, mediante estas acciones, intentamos neutralizar.

    El sueño en los bebes

    El sueño. Cuando la gente os dice que los bebés duermen dieciséis horas al día, eso no significa que lo haga vuestro niño ni tampoco os indica cómo será su ciclo activo. También hay diferentes estadios de sueño: de sueño profundo a casi despierto. Los bebés pueden abrir los ojos mientras duermen y vosotros podéis confundir esto con un estado de vigilia. Lo mejor es suponer que si el niño está despierto y os necesita, ella o él os lo hará saber.
    La principal preocupación es la seguridad. Una cuna debe tener barrotes lo suficientemente estrechos o juntos como para que no le pueda quedar atrapada la cabeza al bebé. No atéis un chupete ni ningún otro objeto alrededor de su cuello. No pongáis en la cuna ni atéis a la cuna ningún objeto que accidentalmente pueda ser tragado o que pueda atragantar o sofocar al niño. Recordad que los bebés se mueven y patean durante el sueño activo. Si bien, por lo general, un bebé intentará de forma automática liberar la cara de una manta sofocante, ésta aún representa un peligro. Si la cuna es segura y no oís al niño, podéis suponer que todo está en orden. Esto os permite hacer lo que tengáis que hacer, u os permite el descanso. Si todo está en calma excesiva, podéis sentiros ansiosos. Un examen visual es suficiente. Todo está en orden si el bebé se mueve o hace caras, chupetea o lame, o incluso si ocasionalmente parece sorprendido. Agradeceréis las oportunidades para descansar. El sueño se transforma en algo inapreciable. No interrumpáis el del bebé o el vuestro si no hay necesidad de hacerlo. Si la respiración del niño os parece irregular, o si su cara parece distinta a la habitual, entonces podéis realizar un examen más a fondo o hacérselo saber al médico.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!