Archivos para Desarrollo del bebé Categoría

    ¿Cuándo se cierra la fontanela?

    ¿Cuándo se cierra la fontanela?:

    El cráneo está formado por varios huesos. Cuando el bebé nace, entre ellos hay una serie de juntas (suturas) y huecos (fontanelas) cubiertos de un tejido membranoso. Estas suturas y fontanelas permiten que el cráneo se amolde para atravesar el canal del parto y para que el cerebro crezca en los primeros años. Si el bebé nace con las suturas y fontanelas cerradas (craneo-sinostosis), debe ser intervenido.
    El cierre de la fontanela suele ser un proceso paulatino. La fontanela mayor (que está en la parte superior del cráneo) empieza a disminuir de tamaño hacia los seis meses y puede quedar cerrada entre los siete y los veintidós.
    Si la fontanela cierra pronto, conviene que el pediatra esté atento al desarrollo del diámetro de la cabeza, controle si sigue creciendo y si el bebé presenta un déficit neurológico. Esto no quiere decir que haya que preocuparse. Si el desarrollo del niño es adecuado y el pediatra no ha hecho ningún comentario, será porque considera que el cierre de la fontanela, aunque temprano, es normal.

    Semana 14 de embarazo

    Semana 14a:

    Tú… Tu útero tiene ahora el tamaño de un pomelo grande. Durante el embarazo aumentará 20 veces su peso y 14 veces su tamaño.
    Y tu bebé… Sus ojos se mueven a la parte frontal de la cabeza y sus oídos también.

    Seleccion de embriones

    Selección de embriones versus enfermedades.
    Enfermedades como el síndrome de Down o la hemofilia, ante las que ciertos bebés tienen predisposición genética, pueden evitarse mediante la selección de embriones sanos. Un caso publicado en The Journal of the American Association ha sacado a la luz la historia de una pareja que escogió, mediante reproducción asistida, un embrión para evitar que su hija padeciera Alzheimer, enfermedad que afecta a algunos miembros de la familia de la madre. La técnica, denominada diagnóstico genético preim-plantatorio, puede suponer la prevención de hasta 50 enfermedades o trastornos ligados a ciertas anomalías cromosómicas o a algún gen en concreto, aunque, a medida que se vaya avanzando en el estudio del genoma humano, podría ampliarse en la prevención de otras patologías como la diabetes. Aunque el uso de esta vía, ofrecida en España por centros privados, no ha suscitado opiniones unánimes por parte de la comunidad científica, las autoridades británicas han autorizado a una pareja a que engendre un niño seleccionado genéticamente para que pueda salvar la vida de su hermano de tres años, gravemente enfermo.

    La sofrología

    La sofrología también te puede ayudar a conectar con tu bebé. Un profesional cualificado puede enseñarte a entrar en un estado de relajación completa en el que estés más en sintonía con los sentimientos de tu bebé: puedes imaginar lo que está haciendo dentro de ti, hablarle e incluso visualizar sus respuestas. También te sentirás más tranquila y más positiva, liberando agentes químicos que tienen un efecto beneficioso en el bebé. Además, ese control de tu cuerpo te servirá para aliviar el dolor en el momento del parto.

    Sintomas de las contracciones

    • Esas contracciones débiles, irregulares e indoloras que notas cada vez con más frecuencia son del todo normales. Se llaman de Braxton Hicks, y ayudan a que el cuello del útero se prepare para la dilatación y también a aumentar la circulación de la sangre de la placenta.
    • En la recta final del embarazo, el tapón mucoso -una sustancia pegajosa, ligeramente rosada-, que ha cerrado el cuello del útero, se desprende porque éste se dilata. Es el anuncio del parto, que puede tardar todavía unos días.
    • El proceso por el que las contracciones van acortando poco a poco el cuello del útero se llama borramiento. En algunas mujeres empieza días antes del parto; otras, en cambio, apenas unas horas antes. Este proceso sólo se produce en las primíparas, porque una vez que se borra el cuello uterino, ya no vuelve a recuperar su estado inicial.
    • Tras el parto, el útero se contrae para volver a la normalidad; son los entuertos, y permiten una ligadura natural de los vasos sanguíneos, que evitarán las hemorragias. Al principio, los sangrados serán muy abundantes, ya que tienen que arrastrar la parte envejecida del útero, pero van disminuyendo hasta desaparecer hacia el final de la tercera semana.

    Las 40 semanas de embarazo

    40a SEMANA.
    “¡Que voy!”
    Las contracciones desencadenan el nacimiento y ayudan al bebé a descender por el canal del parto, en un proceso que dura alrededor de 8-10 horas en las primerizas y unas 6 en las multíparas. Antes de cortarle el cordón, te lo pondrán sobre tu regazo y… ¡por fin ha llegado el momento de conocerse! El llanto del bebé no es en absoluto señal de angustia, es una necesidad fisiológica, y tiene una razón de ser: la caja torácica, comprimida durante el parto, queda descomprimida y liberada al salir al exterior. Ha llegado el momento de que los alveolos pulmonares se desplieguen, y el líquido amniótico que los llenaba se reabsorba rápidamente. ¡Está respirando por sí mismo! ¡Bienvenido al mundo, bebé!

    39 semanas de embarazo

    39a SEMANA.
    Se acercan cambios.
    El bebé dedica estas últimas semanas a fortalecerse y a ganar peso. Mide 50 cm y su peso es 3,300 kg. Su cuerpo va a experimentar un cambio radical en el momento del parto, incluso algunos órganos abandonan la función que cumplían -como el hígado, que deja de producir glóbulos rojos y blancos, trabajo que, en adelante, desempeñará la médula ósea-. Por otro lado, la placenta está llegando a su límite en cuanto a reservas de nutrientes.

    38 semanas de embarazo

    38a SEMANA.
    “Esto es caspa, ¿o qué?”.
    Su talla es de 49 cm y pesa 3,100 kg. Ha desprendido el lanugo (¿recuerdas?: esa pelusa suave y tupida que recubría todo su cuerpo), y la capa espesa que envolvía su piel flota ahora en forma de grandes copos en el líquido amniótico. Las estadísticas dicen que en más del 30 por ciento de los casos habrá nacido ya.

    37 semana de embarazo

    37a SEMANA.
    De brazos cruzados.
    Tu hijo ha crecido tanto -mide 48 cm- y está tan gordo -pesa 2,900 kg-, que no puede moverse; sólo abre y cierra la boca y los ojos. Su postura es un tanto incómoda: con la cabeza hacia abajo, los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas, aunque elevadas, dobladas sobre sí mismas. En estas condiciones, ¿quién no estaría deseando salir?

    36 semanas de embarazo

    ¡Listo para nacer!.
    De la 36a a la 40a semana.
    El momento se acerca. Tú estás deseando ver la carita de tu bebé. Él, salir, estirarse… y que le abrace su mamá, de quien hasta ahora sólo conoce su tranquilizadora voz. Y como no podéis hacer nada por adelantar la cita, sólo queda esperar a que se desencadene el parto.

    Va a nacer, y curiosamente tú te sientes más ágil y activa que nunca. La hiperactividad es bastante frecuente: constituye una defensa ante la incertidumbre que supone la espera, justo cuando el bebé ya ha terminado de desarrollarse y alcanza su máximo peso.

    36a SEMANA.
    Mullidito y mimoso.
    Mide 46,5 cm y pesa 2,650 kg. Su piel está lisa y estiradita y ha acumulado debajo la grasa suficiente para protegerle: parece mullidito y redondeado. La capa de vérnix se ha desprendido y flota en el líquido amniótico. El cráneo no está del todo osificado.
    Ya ha adquirido la postura con la que, probablemente, nacerá (es muy difícil que se gire ahora, aunque no se descarta). En el 95 por ciento de los casos estará colocado de cabeza; en el 3 por ciento, de nalgas; en el 1 por ciento, de cara; y en el 0,8 por ciento, vendrá atravesado.

←Anterior   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!