Archivos para Bronquitis en niños Categoría

    Los resfrios en los niños

    Los resfríos comunes no son graves, salvo para los más pequeños a los que, sólo en algunos casos, se les puede complicar con problemas pulmonares (bronquitis, bronquiolitis, etc.). Sin embargo, en la mayoría de los casos, esta afección se produce a partir de los dos años, cuando empiezan a ir al jardín de infantes.
    Virus nuevos:
    Al jugar y compartir con otros chicos se exponen a una mayor cantidad de virus nuevos, enfermándose con más frecuencia de la esperada. Por lo general, son los propios hermanos los que traen del colegio el resfrío y contagian a toda la familia.
    Es probable que sea la más común de las enfermedades y esto se debe a que es producida por cerca de 200 tipos diferentes de virus (Rinovirus) que, por presentar características semejantes, ofrecen cuadros clínicos similares. Ellos confieren inmunidad a largo plazo pero no contra los otros tipos de virus, de ahí la cantidad de resfríos que se padecen durante toda la vida.
    El único reservorio es el ser humano, de modo que el contagio se da de persona a persona: a través del aerosol que se produce con la tos o los estornudos (los virus pueden ser diseminados de esta manera a varios metros de distancia), por medio de la contaminación de las manos con secreciones nasofaríngeas, etc. La mayor incidencia de la enfermedad se produce en otoño y en invierno.
    La eliminación del virus por las secreciones de la nariz o de la garganta se realiza durante siete días, pero también se han encontrado enfermos que siguen contagiando durante dos o tres semanas. Este contagio es sólo por vía respiratoria, aunque se han encontrado virus en las manos de gran cantidad de personas que están enfermas y en objetos de la casa de quienes padecen un resfrío. Este tarda de 2 a 5 días en manifestarse después del contagio.
    Síntomas:
    La mayoría de los resfríos empiezan con síntomas catarrales. Los “achises” marcan el comienzo, les siguen la rinitis y la obstrucción nasal. Esto es lo que sucede habitualmente pero también puede aparecer fiebre que, por lo general, es muy alta y rebelde al tratamiento. En algunos casos, la enfermedad se complica con otitis, sinusitis y, en otros, puede ser el desencadenante de accesos de asma.
    La secreción nasal al principio es clara, y bastante líquida, después se espesa y cambia su color a amarillento. Esta modificación en la coloración en el moco se debe a la acción de las defensas y no a bacterias que lo sobreinfectan. Por ese motivo, es tan sólo un signo de evolución de la enfermedad.
    Medidas saludables:
    Es muy importante lavarle las manos con frecuencia.
    Sonarle la nariz con pañuelos descartables y desecharlos rápidamente sin dejarlos en cualquier lado: los virus, también se diseminan desde ellos. Deben sonarse la nariz con cuidado; primero de un lado, luego del otro y evitar los pañuelos de tela ya que, por la irritación, podrían lastimar los bordes de los orificios nasales.
    No permitir que los mayores (tíos, abuelos, etc.) usen sus pañuelos para sonarle la nariz al pequeño: se estarían autocontagiando.
    Aumentar las medidas higiénicas evitando el contacto dedos-ojos, dedos-nariz.
    Enseñarles a cubrirse la boca con su mano cuando tosen para evitar que se transfierme en una fuente de contagio incontrolable.
    ¿Qué indica el médico?
    Si la tos es muy irritativa o seca: vapor de agua. Es aconsejable utilizar el vapor que se obtiene con la ducha del baño y evitar las ollas con agua caliente, ya que pueden ser muy peligrosas.
    Si el enfermo tiene muchos mocos y es muy chiquito, son muy útiles los aspiradores nasales (los de punta de plástico muy grande que no penetran en el orificio nasal). Para los más grandes, usar pañuelos descartables.
    Si tiene fiebre, baños con agua templada y antitérmicos. No usar ácido acetil salicílico por la asociación de cuadros virales y síndrome de Reye.
    En cuanto a las gotas nasales, es muy raro que se indiquen en edades pediátricas. Una buena hidratación con agua y jugos cítricos contribuye a mejorar el cuadro clínico, al mismo tiempo que mejora la fluidificación de los mocos y las secreciones.

    Tratamiento del asma

    El tratamiento del asma es bastante complicado, por lo tanto le darán instrucciones precisas sobre lo que debe hacer en cada circunstancia, y sobre todo lo que debe hacer en el caso de que el niño sufra un ataque de asma repentinamente.

    Asma en los niños

    Asma en los niños.
    Es muy importante que usted y el resto de la familia sepan lo que es el asma. Muchos padres de niños asmáticos están demasiado angustiados y exageran la enfermedad hasta el punto de que toda la casa gira en torno al niño asmático. Esta no es una forma aconsejable de comportarse, porque el niño aprenderá enseguida a manipularlos a todos con sus ataques de asma.

    El asma en niños

    Además del componente alérgico del asma, puede existir un componente emocional. Si el médico sugiere que los factores emocionales tienen un papel importante en el asma del niño, es responsabilidad de usted y su familia descubrir lo que pueden hacer para mejorar el ambiente en casa y minimizar la tensión en la vida de su hijo.

    Niños con asma

    Niños con asma.
    Por ejemplo, si el niño es sensible a las plumas y al polvo doméstico (ambos son causas habituales de alergia), intente deshacerse de cualquier almohada o edredón que contenga plumas, y procure que las alfombras y cortinas del dormitorio del niño estén libres de polvo. El responsable de la alergia al polvo doméstico es un pequeño acaro (el acaro del polvo doméstico) que se encuentra en el polvo y causa el estado alérgico. Suele haber más ácaros en las casas húmedas que en las secas, y se ha comprobado científicamente que el asma del niño empeora en las casas húmedas.

    Asma bronquial en niños

    Asma bronquial en niños y qué hacer.
    Si su hijo tiene un ataque de respiración sibilante, acuda al médico.
    Esto normalmente significa pedir hora si el médico diagnostica asma, el niño será monitorizado en una unidad de asmáticos o en un hospital, dependiendo de la gravedad.
    A medida que el niño crece, probablemente le harán pruebas para varios alérgenos para ver si es sensible a una sustancia concreta. Si se aisla esta sustancia, podrá hacer algo por evitar la alergia.

    Asma bronquial niños

    El alérgeno que causa asma al niño puede ser polvo, polen, plumas o esporas fúngicas. Muchos bebés pequeños también resuellan si tienen un ataque de bronquitis o bronquiolitis (inflamación de los tubos
    menores). Este bebé puede clasificarse comobebé con respiración sibilante, pero es un  error asumir que todos los bebés con respiración sibilante son asmáticos. No lo son. Cuando crecen un poco y los tubos  bronquiales se amplían, el resuello  desaparece. Esta condición no es alérgica  en origen.

   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!