Archivos para 9 semanas de embarazo Categoría

    Feto de 9 semanas

    El embrión ¡ya es un feto!

    De la 9a a la 12a semana
    Aún le falta para tener el aspecto de un bebé, pero ya no es un embrión, sino un feto. Al cambio de nombre le acompañan importantes transformaciones. Pesa como una loncha de jamón de York (15 g) y mide unos 5 cm, pero desde la 11a semana ¡tiene huellas dactilares!

    Aunque externamente sea poco apreciable, pues todavía tu vientre no se ha redondeado, en tu interior existe una actividad frenética. Tu pequeño se ha convertido en una personita en miniatura, con la mayoría de los órganos desarrollados y un aspecto humano.

    9a SEMANA
    ¡Se hace pipí!
    Ha pasado la etapa más crítica y ahora sólo le queda ir madurando. El hígado se ha desarrollado mucho, aparecen los ríñones y… ¡ya ha empezado a hacer pis!

    Despues de la octava semana de embarazo el riesgo disminuye

    Los riesgos disminuyen
    Al final de la octava semana tu hijo ya tiene formados sus órganos internos. Ahora, el riesgo de aborto es mínimo, la posibilidad de malformaciones graves se reduce considerablemente y, además, si las náuseas y los mareos te abandonan, lo harán para siempre. Pero lo que más ilusión te hace es que se acerca la fecha de la primera ecografia: ¡pronto podrás verlo!

    Etapas del embarazo

    ¡Qué rico!
    A partir de la novena semana de gestación se empiezan a desarrollar los receptores gustativos, primero sobre el conjunto de la mucosa bucal y luego sobre la lengua (que ya se reconoce a las seis semanas de gestación). Al igual que los olores, los distintos sabores le llegan a través del líquido amniótico -que él traga en pequeños sorbitos-, pues el líquido cambia en función de lo que comes tú. En este momento, es un goloso empedernido, pues se ha comprobado que inyectando una solución azucarada en el líquido amniótico traga mucho más deprisa de lo que lo hace habitualmente y, por el contrario, si este experimento se hace con una sustancia amarga, toma muy poca cantidad y hace muecas de desaprobación.

    Novena semana de embarazo

    En la novena semana de gestación ya hay nervio olfativo, que empieza a funcionar 15 días más tarde, y alcanza su plena actividad a partir de la 25a semana. Quizá te preguntes cómo tu hijo puede captar olores en un medio acuático, pues en la vida extrauterina nos llegan a través del aire, pues bien, esto es gracias a que durante el embarazo el niño cuenta con un órgano especifico denominado vomeronasal, que le permite captar las moleculas olorosas a traves del liquido amniotico
    Este órgano desaparece al nacer, pero es el encargado de que el niño reconozca sin equivocarse la leche de su madre entre muchas otras.

    Semana 25 de embarazo

    Mi 25ª semana
    Mis genitales están perfectos gracias a que los testículos, por fin, han descendido hasta las bolsas escrotales. Me tenía preocupado esta cuestión, porque me veía los genitales un poco raros desde que me descubrí el pene.
    Mi cerebro no deja de aumentar -durante estas últimas semanas ha crecido considerablemente la parte que se encuentra justo detrás de mi frente-; menos mal que también me está creciendo el cuerpo en la misma proporción.
    Ayer por la mañana temprano pillé a mamá contando mis patadas, le di por lo menos diez en el rato que estuvo observándome, ¡vaya cotilla!

    Novena semana, primera ecografía

    Relatos de un bebé: Mi novena semana (semana 9 de embarazo)

    Hoy he ido al médico, y mamá se ha hecho la primera ecografía. Para que “el de la bata blanca” compruebe mi longitud y pueda calcular el tiempo exacto que llevo de gestación, así como la fecha probable en la que naceré, han llenado la casa en la que vivo de ultrasonidos que rebotaban en todas las paredes. Luego, un ordenador los ha transformado en imágenes -me gusta eso de salir por la tele-. (¿Estaba guapo, mami? Hasta ahora no nos habíamos visto las caras). ¡Upss! Me tengo que ir, que me hago pis. Sí, sí: ya tengo mis ríñones y puedo hacer pipí dentro del líquido amniótico.

    Semana 8 de embarazo, desarrollo del feto.

    Relatos de un bebé: Mi octava semana (semana 8 de embarazo)
    Ya tengo formados todos mis órganos internos, por lo que mamá está más tranquila, ya que ahora el riesgo de aborto es mucho menor. Gracias a este nivel de desarrollo, han empezado a llamarme feto; también porque no tengo la fastidiosa cola que me hacía parecer un renacuajo.
    Hoy me he tomado las pulsaciones, y no veas qué velocidad; ¡mi corazón late 150 veces por minuto! -el doble que el de mamá-.
    Mis genitales han empezado a formarse, aunque todavía no sé si voy a ser niño o niña porque no se ven bien; a mamá le da igual, pero papá está ilusionado con que sea niño. Yo también creo que voy a ser un chico.
    Además, también me sigue creciendo el resto del cuerpo -ya mido 4 cm- y mi cara es casi humana.

    Semana 7 de embarazo


    Relatos de un bebé: Mi séptima semana (semana 7 de embarazo)
    He empezado a hacer piruetas en el líquido amniótico en el que floto -pese a que nadie note mis movimientos- ¡Ah! y ya tengo orejas. Para mi gusto, están un poco bajas -creo que después se colocan en su sitio-. En los ojos ya casi tengo párpados, pero todavía no veo, y mi nariz es perfectamente visible.Mis dedos han empezado a separarse y por fin pronto podré utilizarlos.

    Seis semanas de embarazo

    Relatos de un bebé: Mi sexta semana (seis semanas de embarazo).
    Mis brazos y mis manos están bastante formados, más que los pies. Incluso se pueden apreciar claramente los cinco dedos -aunque unidos entre sí por piel—. Todavía no me muevo porque mi cerebro es inmaduro, por lo que mami todavía no ha tomado conciencia de que estoy en su interior.
    Ya he alcanzado 1,5 cm de estatura y, si me miran de espaldas, se distinguen claramente la médula espinal. Aunque yo me veo muy grande, podría irme de viaje dentro de una cascara de nuez.

    Segundo mes de embarazo

    Relatos de un bebe:
    Segundo mes de embarazo – Mi quinta semana.
    A mami todavía no se le nota la tripita, pero otros síntomas se encargan de dar fe de mi existencia. Por las mañanas tiene náuseas, está un poco enfadona, siente molestias en las mamas… pobrecita. Si mamá me viera, no me reconocería: parezco un renacuajo y estoy muy grande; crezco un milímetro al día. Todavía no se sabe si voy a ser más o menos guapo -los rasgos faciales no están definidos—, pero ya se me notan dos pequeños ojos y han aparecido cuatro abulta-mientos que darán lugar a mis brazos y piernas. Ahora mi cerebro está creciendo muy deprisa, por eso cada vez soy más “cabezón” (gracias, mami: todo el ácido fólico que tomas me viene muy bien para llegar a ser muy listo).
←Anterior   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!