Bebes no conduzcas

El transporte público, en especial los aviones en los que uno debe ir atado a la silla la mayor parte del tiempo, puede resultar muy duro tanto para padres como para hijos. Y para los demás pasajeros. Seguid el antiguo lema de los boy-scouts: estad siempre listos. A lo largo de los años, siempre me ha sorprendido comprobar cuántos padres no saben divertir a sus hijos con juguetes simples o con juegos en los que padre e hijo se imitan. En cambio, numerosos padres se enfadan o tratan de calmar. Pero más a menudo, ni una cosa ni la otra satisface las necesidades del niño: el uso de los músculos largos o las nuevas habilidades mentales para jugar cierto tipo de juegos o quedarse fascinado con un simple juego de escondite con cualquier objeto. A medida que se acerca a los nueve meses de edad, incluso podéis jugar a que adivine en qué mano tenéis alguna cosa alentándole a que elija entre uno de vuestros dos puños cerrados.
Si viajáis, llevad un paquete de emergencia con los juguetes favoritos del niño (de esos que chillan, se mueven o hacen música); algunos juguetes adicionales como puede ser un elástico que se puede atar a otro objeto y entonces jugar a empujar y tirar; y un repertorio (en vuestra cabeza) de canciones infantiles repetitivas y rítmicas. Las palabras carecen de importancia; el ritmo no. Llevad libros de figuras de modo que él se pueda sentar y mirar las imágenes mientras le contáis un cuento o lanzáis exclamaciones ante los animales, personas u objetos ilustrados en el libro. Podéis pensar que esto puede llegar a ser ruidoso, pero os aseguro que el niño, vosotros y los demás pasajeros lo pasarían mucho mejor de este modo que oyendo vuestros reproches a un niño que llora a moco tendido. En el avión, cuando ya no es necesario el cintu-rón de seguridad, levantaos y llevad en brazos al niño a pasear por el pasillo. La mayoría de los pasajeros le sonreirán sin tratar de tocarle. El paseo puede resultar un amable interludio social.
Recordad que el niño que está molesto por razones que no sean el hambre o la fatiga, por lo general está buscando nuevos estímulos. Usad vuestra compañía, juguetes, juegos u otra gente para proporcionarle experiencias apropiadas e interesantes.

Deja un comentario

Tu comentario

Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!