Operaciones del corazon

En qué consisten:
Estas técnicas, denominadas de cateterismo cardíaco, se pueden aplicar tanto para dilatar o ensanchar los vasos sanguíneos o arterias obstruidas (estenosis) como para cerrar la comunicación entre las dos aurículas del corazón o el conducto arterioso.
En el caso de la comunicación interauricular, la técnica consiste en implantar un dispositivo -en forma de redecilla tupida- a través de un microcatéter, que se introduce en el organismo mediante una punción, aplicada en la ingle, y se conduce hasta el punto adecuado con la ayuda de una tecnología -monitor y sistema de guiado- que permite visualizar en tiempo real y dirigir su trayectoria en el interior del organismo. El mismo sistema se aplica para cerrar el conducto arterioso, aunque en este caso el dispositivo que se utiliza es distinto.
Estos dispositivos son totalmente inocuos, ya que están fabricados con materiales especiales, que no provocan ningún tipo de rechazo y que se integran perfectamente en el organismo del bebé.

Problemas del corazon en niños

Algo que puede ocurrir:
Esta situación suele provocar bastante alarma entre los padres, que no acaban de aceptar la situación y piden explicaciones a los médicos, amparándose en que en las pruebas de diagnóstico prenatal que se hizo la madre durante el embarazo no se detectó ningún problema. Sin embargo, “es algo que puede ocurrir”, explica el doctor Carlos Moriera, jefe de la Sección de Cardiología del Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, ya que la ecografía de control que se realiza durante el embarazo sólo permite distinguir si el corazón del feto está bien formado o no, -desde el punto de vista estructural- pero “no es una garantía o seguro de que el corazón del bebé funcione con normalidad después de nacer”, añade.
Problemas de adaptación:
¿Por qué? Pues porque cuando el bebé nace, deja de recibir oxígeno de la madre por vía sanguínea directa y debe poner en marcha sus propios mecanismos para conseguirlo, es decir, el sistema respiratorio (pulmones), que debe conectar con el sistema cardiovascular (corazón, venas y arterias) para que la sangre se oxigene y llegue hasta el corazón, donde debe ser bombeada y enviada a todas las células del organismo.
“Si esta reorganización -que los médicos engloban dentro de un proceso más amplio, denominado proceso de adaptación a la vida extrauterina- no se produce correctamente puede ocasionar desajustes funcionales, que requieren atención médica “, explica el Dr. Carlos Mortera.
Controles habituales:
Por este motivo, a todos los bebés que presentan un soplo se les practica una ecocardiografía. Esta prueba explora la estructura y el funcionamiento del sistema cardiovascular del bebé mediante el empleo de ultrasonidos. Es absolutamente indolora y permite confirmar o descartar si existe alguna alteración y es necesario realizar un estudio más profundo. Si es así, se practica un segundo examen mediante la introducción de un microcatéter -un tubito muy fino-que permite estudiar los flujos, la presión y la estructura interna del corazón a través de un monitor de rayos X.
Aunque estas pruebas pueden parecer aparatosas, son muy sencillas y fiables para determinar cuál es la causa que provoca el problema.

Enfermedades cardiacas en bebes

Algunos recién nacidos presentan malformaciones cardíacas o pequeños desajustes funcionales que impiden a este órgano desempeñar su función con normalidad. Hasta nace poco, estos trastornos requerían intervenciones quirúrgicas muy complejas, pero añora se pueden solucionar de forma mucho más sencilla y sin tener que operar.

Un 50% de los bebés tienen un soplo en el corazón. Se llama así al sonido, parecido a una turbulencia, que se escucha cuando la sangre pasa por las arterias que conducen a este órgano. Normalmente se debe a un problema funcional, como un mayor flujo o una velocidad de circulación de la corriente sanguínea superior a la normal, y no tiene ninguna importancia. El niño tiene un corazón completamente sano, puede hacer deporte y llevar una vida normal. El soplo desaparece al llegar a la pubertad, sin que sea necesario tomar ninguna medida. Pero todos los recien nacidos que tienen un soplo son sometidos a un examen cardiológico en el hospital, para detectar si existe algún otro trastorno o lesión en el corazón, ya que, en algunos casos, la presencia del soplo puede ser síntoma indicativo de un problema más grave.

Consejos para aliviar el dolor de encias en los bebes

Para que deje de ver las estrellas:
■ Masajéale la zona inflamada con un dedo mojado en agua fría o en una infusión de manzanilla.
■ Ofrécele un mordedor de plástico con líquido frío de los que se guardan en la nevera.
■ Déjale morder algún objeto duro que no sea susceptible de romperse, como por ejemplo una cuchara de canto romo.
■ Puedes aplicarle en la encía algún gel calmante de farmacia (a pesar de que hay pediatras que son contrarios a su uso).
■ Si se queja mucho o duerme fatal, dale una dosis de analgésico tipo paracetmol.
■ Ofrécele una zanahoria o un trozo de pan un poco duro para que lo mordisquee.
■ La fitoterapia propone remedios calmantes como por ejemplo un
aceite esencial de tomillo, orégano y ajedrea mezclado con aceite de almendras dulces, o el gel de caléndula.
■ Los médicos homeópatas suelen recetar granulos de manzanilla.
Eso si que no:
• Evita darle alimentos demasiado calientes. •Aparta de su alcance objetos con pinturas o productos tóxicos.
• Nunca presiones la encía para forzar la salida del diente.
• No mojes el chupete con azúcar o miel para que se calme al succionarlo. Las caries pueden empezar a hacer estragos mucho antes de que aparezcan los dientes.
• No le apliques hielo directamente a la encía, mejor envuelve el cubito con una tela de fibra natural.

Primeros dientes del bebe

Ha cumplido diez meses y tú no te lo crees. Para comprobarlo, escudriñas entre sus labios entreabiertos. ¿Será posible que aún no le haya salido ningún diente?.
Ante este “retraso” no tienes que preocuparte porque aunque a la mayoría de los niños les aparecen los primeros dientes entre los 6 y 8 meses, la dentición sigue unos patrones hereditarios, por lo que las normas y las fechas fijas no se cumplen matemáticamente.
No todos sienten molestias:
Quizás tengas suerte y seas una de las mamas que un día descubren con sorpresa que a su hijo le han salido un par de dientes y no se han enterado de nada. Si la fortuna no es tan generosa contigo, un par de meses antes percibirás algunos signos que te anunciarán la llegada de sus primeros dientes:
Notarás que babea mucho más, pero es porque con las molestias está más rato con la boca abierta, mordisqueando todo lo que pilla.
Es posible que rechace algunos alimentos. Facilítale la tarea.
Si le introduces el dedo en la boca notarás que están hinchadas y que tienen una sombra pálida blanca.
Seguramente su sueño será más agitado. Los que lo pasan peor están irritables y se quejan de dolor de oídos porque el dolor se extiende de la mejilla a la oreja.
Falsos síntomas:
Popularmente se cree que la dentición va asociada a la fiebre. Sin embargo, aunque es posible que el niño tenga algunas décimas, una fiebre alta tiene que atribuirse a otro trastorno. Así que ante éste o cualquier otro síntoma (lagrimeo excesivo, secreción nasal…) es mejor que consultes a tu pediatra.
También es normal que lloren más cuando están estirados. La razón es que la presión sanguínea en esta posición hace que la inflamación sea más dolorosa.

Los vomitos en un bebe

Vomita con mucha frecuencia:

El paso de alimento entre la boca y el estómago de un niño, y el camino contrario, es muy fácil. Y eso es debido a tres causas. Primero, por la laxitud del sistema que los comunica, que sólo se hace más rígido a partir de cierta edad. En segundo lugar, al ser la alimentación semisólida (purés) o líquida (leche) tiene una gran movilidad y, por último, la gran actividad del niño y que pase muchas horas estirado favorecen el tránsito entre esos dos órganos. Si a eso le añadimos la posibilidad de intolerancias alimentarias (alergias) y, en algunos pocos casos, malformaciones del tubo digestivo, hay un gran arco de posibilidades a investigar para conocer la causa. Por último, ten en cuenta que a veces los niños usan los vómitos como arma para conseguir lo que quieren.

Cómo reconocer las alergias

Cómo reconocer las alergias:

A veces, la alergia de una persona se manifiesta con infecciones de repetición. En estos casos se pueden hacer análisis de sangre que nos orienten sobre si el niño es alérgico o no (por ejemplo con la determinación de la Inmunoglobulina E total).
En el caso de que se confirme que el niño puede ser alérgico, ya queda a criterio de su pediatra seguir investigando para averiguar la causa concreta. Estos segundos análisis son más pesados y en algunos casos tampoco son concluyentes, por lo que hay médicos que aconsejan esperar hasta los cuatro o cinco años. A esa edad, la respuesta del niño a los exámenes de laboratorio es mejor y, además, para entonces el número de infecciones también es menor y por tanto quizás no sea necesario recurrir a esas pruebas.

Edad recomendada para poner caravanas a las niñas

Cuándo se les pueden poner pendientes a las niñas:

Mientras estábamos en el hospital, a mi hija de tres semanas no le perforaron los lóbulos de las orejas. Ahora me gustaría ponerle pendientes, pero mi marido dice que a veces esas perforaciones crean complicaciones. ¿A qué edad hay que hacerlo?
Cualquier edad es buena para hacerlo. Lo que la niña sentirá y los riesgos que comporta esa actuación no varían con la edad. La verdad es que se han visto muy pocas complicaciones derivadas de perforar los lóbulos de las ore-
jas y, por tanto, la podemos considerar   como una técnica de riesgo   bajo. Las  infecciones locales y las hemorragias en el punto de perforación son los riesgos más frecuentes, pero se evitan con una realización en buenas condiciones de asepsia, con el material adecuado y a cargo de un profesional.

Champú para la costra láctea

Champú para la costra láctea:
Es una capa dura y descamativa que aparece en el pelo de los lactantes menores de seis o nueve meses. Suele desaparecer por sí misma con el paso del tiempo, pero si es muy intensa, provoca picores, malestar o produce una alteración estética importante, se puede tratar con un champú especial pensado para tratarla, que podrás adquirir en la farmacia.

Cuando cambiar los pañales

Cambiar los pañales:
Lo habitual es cambiar el pañal entre 7 y 10 veces al día. Asear y cambiar a tu bebé van a ser dos de los momentos más divertidos y tiernos de la jornada, ya lo verás. Prepárate porque seguro que alguna vez terminarás con la blusa manchada: los recién nacidos son algo “descontrolados” con sus deposiciones.
Cuando lo vistas, no tengas miedo de hacerle daño, es mucho más fuerte de lo que crees. Trátalo con delicadeza pero con seguridad, sujétale la cabeza y pasa la otra mano por su espalda. Y habíale, es importantísimo que te comuniques con él.

←Anterior   
Todas los artículos publicados en http://fotos-bebes.net/ son extraidos de otras webs y publicaciones viejas, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a fotosbebes.net@gmail.com y sera removida a la brevedad, desde siempre Muchas Gracias!